Martha y Timothy Crouch, residentes en Aztec, Nuevo Mexico, han sido acusados de torturar a sus hijos y de forzarlos a ver cómo hervían vivos a sus perritos.

By Mayra Mangal
June 27, 2019 03:29 PM

Una pareja residente en Aztec, Nuevo Mexico, enfrenta cargos por la supuesta tortura y abuso al que sometieron a sus 15 hijos. La pareja era tan sádica, que incluso ejecutaron a uno sus perros y forzaron a sus hijos más pequeños a ver cómo hervían vivos a unos cachorritos, según revelaron sus propios hijos.

La historia de terror quedó al descubierto este lunes cuando Martha Crouch, de 53 años y su marido Timothy, de 57, fueron arrestados en su residencia en Cedar Hill, en el condado de San Juan, según confirmó el sheriff Jayme Harcrow.

De acuerdo con la policía el arresto se produjo luego de que uno de los hijos de los Crouch fuera arrestado por un incidente relativo a un asalto con una arma de fuego. Detectives comenzaron a investigar el caso y las supuestas acusaciones de que dos hermanos se habían agarrado a golpes hasta matarse y que habían secuestrado a una de sus hermanas.

Luego de interrogar a algunos de los 8 hijos y 7 hijas de la pareja -algunos de ellos adultos y viviendo lejos de sus padres- la policía pudo descubrir que la familia había sido sometida rutinariamente a golpes, vejaciones, torturas y falta de alimentos.

"Agarró a los cachorritos y los puso en una olla gigante y los hirvió, forzando a los niños a que la vieran", contó una de las hijas de Martha Crouch a la policía, según revela The Farmington Daily Times.

Otra contó que había sido golpeada con un aparato de la cocina. Uno más reveló que cuando uno de los niños no iban a la escuela sus papás los castigaban y los dejaban sin comer. Y que cuando trabajadores sociales venían a su vivienda les advertían a los niños que se escondieran. En el hogar escaseaba la comida.

Uncredited/AP/Shutterstock
Uncredited/AP/Shutterstock

Pero las quejas no solo han surgido en el seno familiar: tras el arresto la policía de San Juan ha recibido una lluvia de reportes de otras agencias de servicios sociales que han investigado a la familia Crouch en Alaska, Kansas, Missouri y Montana, entre otras entidades.

Por ahora la mujer enfrenta cargos de felonía en tercer grado por abuso de un menor de edad, asalto en cuarto grado por crueldad extrema en contra de animales y un cargo menor por obstrucción de una investigación de abuso y negligencia de un menor de edad, según documentos de la corte en San Juan.

Por su parte su marido enfrenta un cargo menor por obstrucción de una investigación de abuso y negligencia de un menor de edad. Ambos sujetos se encuentran recluídos en un centro de detención del condado sin derecho a fianza, mientras se investiga el caso.

Advertisement