Joshua Colón —quien había sido reconocido como 'Paramédico del Año' en Florida— enfrenta cargos criminales tras confesar que jugó un papel en el robo de múltiples dosis de la vacuna Moderna contra la COVID-19.
Anuncio

Joshua Colón —quien había sido reconocido como 'Paramédico del Año' en Florida— ahora enfrenta cargos criminales. El hombre hispano de 31 años le confesó a la policía que fue cómplice de un supuesto robo de dosis de la vacuna Moderna contra la COVID-19. El lunes, Colón —quien es paramédico en el condado Polk— fue arrestado tras supuestamente falsificar documentos para encubrir las acciones ilegales de su supervisor. Colón argumenta que su supervisor se robó varias dosis de esta vacuna para administrársela a sus familiares.

Colón ahora enfrenta cargos de fraude y de falsificar documentos médicos, entre otros, según un comunicado de la oficina del alguacil del condado Polk. "La investigación continúa" y se está analizando qué rol jugó el supervisor en el incidente. Según el comunicado, Colón recibió tres frascos de la vacuna contra el coronavirus el 6 de enero y le instruyeron ponérselas a bomberos del condado Polk ese mismo día.

Durante la investigación, dos bomberos dijeron que no habían recibido las dosis de la vacuna aunque el paramédico había escrito que sí, y se descubrió que un tercer nombre que el paramédico escribió en sus récords—de alguien que supuestamente recibió la vacuna— era falso o la persona no existía.

Joshua Colon
Credit: Polk County Sheriff's Office

Colón admitió que había firmado esos tres documentos falsos porque un supervisor le había pedido que guardara tres dosis para su madre y que reportara esas dosis que faltaban como perdidas.

El comunicado añade que Colón luego se negó a proveerle esas tres dosis a su supervisor —que según se ha reportado es el capitán Anthony Damiano, quien enfrenta cargos— y que este lo amenazó con acusarlo de "vender las vacunas fuera del trabajo".

El paramédico asegura que luego notó que las tres dosis de la vacuna habían desaparecido tras regresar de su hora de almuerzo. El abogado de Colón, David R. Carmichael, dijo a CNN que el paramédico se había visto en una situación muy difícil cuando su supervisor le pidió "dosis no autorizadas" de la vacuna contra la COVID-19 para ponérselas a sus familiares.

Colón fue liberado bajo fianza y según su abogado "se arrepiente profundamente" de no haber reportado el robo de las dosis de la vacuna. El paramédico ha renunciado a su cargo "para proteger la reputación de la agencia".