La policía acusa a un paramédico en Carolina del Norte de asesinar a su esposa con gotas oftálmicas. Los detalles.

Por Lena Hansen
Diciembre 23, 2019
Anuncio

Se casaron tras conocerse en la escuela secundaria, pero la historia de Joshua Lee Hunsucker y Stacy Hunsucker no tuvo un final feliz. Joshua Lee, de 35 años, un paramédico en Carolina del Norte, está acusado de asesinar a su esposa, Stacy, de 32 años, en el 2018. Según reportó Shelby Star, el departamento de seguros de Carolina del Norte comenzó a investigar a Joshua después de que su antigua suegra les contó que ella pensaba que él estaba teniendo una relación extramarital antes de la muerte de su hija.

Según este diario, el paramédico cobró $250,000 de un seguro de vida tras la muerte de Stacy. Los colegas del hombre le contaron a los investigadores que él no parecía estar afectado por la muerte de su mujer y que se había mudado poco después con su novia a la misma casa donde vivió con la esposa.

ABC News reporta que Joshua dio versiones diferentes de donde él estaba antes de llegar a casa y supuestamente encontrar a su esposa tirada sobre un sofá inconsciente. El paramédico supuestamente se negó a realizarle una autopsia a su mujer y su cuerpo fue incinerado. Sin embargo, debido a que Stacy era una donante de órganos, se tomó una muestra de su sangre para ser analizada en el laboratorio. Según documentos oficiales, su sangre mostraba un alto nivel de tetrahydrozolina, una sustancia encontrada en gotas oftálmicas.

El fiscal Jordan Green dijo en la corte el viernes que “esta medicina tiene un efecto dramático en el corazón y puede causar un paro cardíaco“. Además según las autoridades, el paramédico tenía experiencia y entrenamiento para distinguir los efectos de medicinas como esta. Green añadió que sospechaban que Joshua había envenenado a su esposa con gotas oftálmicas, causándole la muerte.

Según una cuenta de Gofundme creada por una amiga de Stacy, ella había tenido problemas de salud desde el 2013, cuando le pusieron un marcapasos cardíaco tras dar a luz a su hija Piper, de 2 años. “Ella no se merecía que le pasara esto”, dijo su amiga Kelly Kreeger a WSOC-TV “Era una gran madre. Era una persona feliz”. El paramédico está en la cárcel del condado Gaston con una fianza de $1.5 millones y tendrá que presentarse en la corte el 9 de enero.