“Me quedaré aquí. Me encantaría bajar y saludarlos a todos, pero debemos mantener la distancia”, exclamó el pontífice.

Por Mayra Mangal
Octubre 28, 2020
Anuncio

El papa Francisco está alzando cejas luego de su más reciente audiencia general en la cual culpó a la "señora COVID" de ser el motivo por el cual no pudo saludar de cerca a los fieles durante un servicio en el que a la postre el sacerdote no usó mascarilla.

Durante el tradicional servicio, celebrado en interiores del Vaticano, Jorge Mario Bergoglio se disculpó por no bajar las escaleras de mármol para poder saludar a los asistentes. “Me quedaré aquí. Me encantaría bajar y saludarlos a todos, pero debemos mantener la distancia”, dijo a una multitud de varios cientos de personas, casi todos con mascarillas. "Si bajo, de inmediato se van a formar grupos [de gente] y eso va en contra de [las normas] de cuidado, las precauciones que debemos procurar ante esta señora llamada COVID, que nos está haciendo tanto daño".

Ni el papa ni sus traductores ni la gran mayoría de sus ayudantes usaron mascarilla durante el servicio, según detalla la agencia Thomson Reuters este miércoles.

De acuerdo con dicho medio, solamente los guardias suizos y los fotógrafos registrados oficialmente para acudir al servicio usaron protección facial en contra de la COVID-19. Sorprendentemente los obispos y sacerdotes que acudieron al servicio y que llevaban mascarilla se la retiraron para acercarse a saludar al santo padre.

Convencer al papa Francisco de que use tapabocas no ha sido tarea fácil, según trascendió. El pasado 23 de octubre el pontífice sorprendió al usar una mascarilla por primera vez en público y poder encabezar un servicio religioso.

Ya en interiores el papa se retiró el tapabocas.

La decisión del máximo dirigente católico de no usar protección contra el coronavirus sorprende aún más, pues el religioso argentino es sumamente vulnerable a las enfermedades respiratorias. Esto no solo debido a su avanzada edad, sino al hecho de que cuando era joven sufrió la pérdida de parte de uno de sus pulmones debido a una enfermedad que padeció en la juventud.

Convencer al papa de que use tapabocas no ha sido una tarea fácil, como ha admitido el padre Augusto Zampini, miembro de la comisión del Vaticano establecida por el papa para aconsejarle sobre los efectos sociales de la crisis. "Estamos intentando convencerle, estamos casi ahí”, aseguró en videoconferencia.