El máximo dirigente de la Iglesia católica afirma que en el pasado estos placeres han sido estigmatizados a causa de una moralidad exagerada.

Por Mayra Mangal
Septiembre 11, 2020
Anuncio

El papa Francisco está haciendo sonrojar a más de uno con las declaraciones que acaba de hacer al asegurar que el sexo y la comida "son placeres divinos" enviados por el mismísimo creador.

Las declaraciones se desprenden del libro TerraFutura del italiano Carlo Petrini, quien entrevistó a Mario Bergoglio para hablar, entre otros temas, de la ecología integral y la defensa del Amazonas.

Al tocar el asunto de los "pecadillos" de la comida y el sexo, el papa argentino no se cortó: "El placer de comer sirve para mantenerse saludable, al igual que el placer sexual sirve para que el amor sea más hermoso y garantizar la continuidad de la especie", aseguró el pontífice de 83 años. "La Iglesia ha condenado el placer inhumano, brutal, vulgar, pero por otro lado siempre ha aceptado el placer humano, simple y moral".

Curiosamente, el papa puso como ejemplo El festín de Babette (1987) , una película clásica de la cinematografía danesa acerca de una mujer que huye de la guerra en su país y decide hacer un banquete para agradecer la hospitalidad de sus nuevos vecinos. "[Es] un himno a la caridad cristiana, al amor", opinó.

Un mensaje reciente del Santo Padre sobre el amor y en referencia al aislamiento que se vive actualmente por la pandemia de la COVID-19.

"No creo que sea poco usual para el papa decir lo que ha dicho específicamente", dijo al respecto Peter Williams, reconocido escritor y especialista en los temas de la Iglesia católica, en declaraciones hechas a la revista Newsweek.

"Al calificar de divinos el gozo de la comida y el sexo, el Santo Padre hace bien al señalarlos como placeres que vienen de Dios, [pues así describe] la admisión de la Iglesia el placer 'humano, simple y moral' de la buena cocina y del amor sexual en el matrimonio".