Las redes están arriendo con las fotos surgidas en España y ahora algunos opinan que entre sus figuras religiosas se observa la cara del presidente.

Por Mayra Mangal
Noviembre 11, 2020
Anuncio

Fue hace solo unos meses que el presidente Donald Trump expresó en un tuit sus deseos de que su rostro sea esculpido en piedra en el Monte Rushmore, en Dakota del Sur. Pero quizá un desconocido artista se ha adelantado al multimillonario y habría esculpido lo que muchos aseguran parece ser su rostro en el portal de una antiguo edificio en Palencia, España.

La obra se encuentra al noroeste de dicha ciudad y se ubica en el número 9 de la calle Mayor albergando una sucursal financiera de la institución Unicaja.

El 9 de noviembre pasado el artista local Antonio Guzmán Capel colgó en Facebook un mensaje para mostrar el  "antes y el después" el relieve del edificio que fue restaurado y que muestra figuras religiosas talladas en piedra en su portal.

"Las fotos están un poco borrosas, de todas maneras se aprecia la pífia perfectamente. Esta cabeza se cayó de uno de los edificios emblemáticos de Palencia: Pues alguien ha hecho esta obra maestra", señaló el pintor. "Parece un personaje de dibujos animados; seguro que [quien lo esculpió] ha cobrado por ello".

Las redes reaccionaron sorprendidas por el extraño rostro que ha quedado en el portal y algunos señalan que se parece al presidente Trump.

El caso recuerda lo ocurrido en 2012 cuando Cecilia Giménez ‘restaurara’ la pintura conocida como Ecce Homo, del artista Elías García Martínez. Dicha imagen se encontraba en la ciudad de Borja, en el municipio de Zaragoza y quedó transformada de tal manera que generó una serie de memes y burlas en redes. Y de paso cobró fama mundial.

Credit: Toni Galan/EPA/Shutterstock

"Lo que alguna vez fue el rostro sonriente de una mujer junto a un ganado ha sido reemplazado por un semblante tosco que tiene un parecido con el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump", destaca sobre esta nueva y controvertida restauración el diario británico The Guardian, que ha tomado nota de la controversia.