Kim Drawdy y su hija Lauren, con tan solo nueve años, salieron de caza como era tradición familiar el día de Año Nuevo. Cuatro cazadores les confundieron con los venados que creían haber acorralado y les disparon hasta terminar con sus vidas.

By Nuria Domenech
January 05, 2020

Kim Drawdy, de treinta años, y su pequeña hija Lauren, quien tan solo tenía nueve, eran inseparables y compartían todo, incluso su afición por la pesca y la caza. Esta última hizo que fallecieran también juntos el pasado miércoles en un terrible accidente al ser confundidos por venados.

Dos semanas atrás, la niña había cazado su primer ciervo y salió de nuevo a abatir presas junto a su padre el día de Año Nuevo, que coincide con el fin de la temporada de caza, como era tradición en esta familia del condado de Colleton en Carolina del Sur.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETIN

Cuando estaban en medio del bosque, cuatro cazadores les confundieron por la presa que creían tener acorralada y les acribillaron a balazos alrededor de las dos y media de la tarde. El hermano de Kim habló del suceso con WCSC, quien aseguró estar devastado por la tragedia: “Cuando me lo dijeron no me lo podía creer. El corazón se me detuvo”.

Con el mismo medio habló Shirley Williams, amiga de la familia: “Nunca debió de haber ocurrido… ¿Cómo puede suceder que un simple día de caza se convierta en tal tragedia? No lo puedo entender. No sé cómo algo así pudo pasar”.

Hoy domingo se realizarán las autopsias en la Universidad Médica del Sur de Carolina. Al parecer, cuando un equipo de urgencias llegó a la escena del crimen, calificado hasta ahora como accidente y bajo investigación, siguieron a uno de los cazadores hasta llegar a un punto donde no podían continuar en auto. Después de caminar con el equipo médico una media milla, llegaron hasta los fallecidos que habían muerto por heridas de bala.

Se creó una página en Facebook con el objetivo de recaudar fondos para el funeral de Kim y Lauren. El viernes ya se habían alcanzado casi cuatro mil dólares.

Advertisement