Anthony Quinones-Rivera mató a su bebé ahogándolo con una media para que dejara de llorar.

Por Lena Hansen
Marzo 16, 2017
Anuncio

Gene Anthony Quiñones-Rivera, un padre que mató a su bebé de dos meses ahogándolo con una media, pasará el resto de su vida tras las rejas.

Según récords de una corte en la Florida obtenidos por la revista People, el hombre de 27 años se había declarado no culpable en un principio pero luego no disputó la acusación. Un juez lo sentenció esta semana a prisión de por vida sin libertad condicional.

En diciembre del 2016, oficiales de la policía en Panama City dijeron que Quiñones-Rivera había llegado a la estación policial y les había contado cómo había matado a su hijo, Gediaelamir Rivera, en el 2015. Según los documentos del caso, él confesó que había ahogado al bebé poniéndole una media en la boca para que dejara de llorar.

Quiñones-Rivera le dijo a la policía que él “tenía que pagar” por el asesinato. En una entrevista en video que él grabó desde la cárcel con el diario Panama City News Herald, el padre dijo que había fumado marihuana esa tarde y estaba “enojado” con Gediaelamir por llorar. Agregó que introdujo la media a la boca del bebé y se acostó a dormir.

En la entrevista añade que siete horas después entró en pánico al revisar a su hijo y ver que había dejado de respirar. El hombre, que había sido entrenado como enfermero, trató de revivirlo con reanimación cardiopulmonar y poniéndolo en agua fría —pero nada funcionó.

Seguidamente, puso el cadáver del bebé en una bolsa de basura y lo dejó por un área desolada en Bay County sin notificar a las autoridades. La madre del bebé, Yanoshua Ramos-Meléndez, también está acusada de homicidio agravado. Ella está detenida sin derecho a fianza y aún no se sabe si se declarará culpable o inocente.