Por Lena Hansen
Septiembre 26, 2019
Anuncio

Ha comenzado el juicio de un padre acusado de matar a su hija y de haber abusado sexualmente de ella. Ronald Lee McMullen Jr., de 45 años, asegura que su hija Kailee McMullen, de 22 años, se mató accidentalmente tras dispararse en el rostro mientras manipulaba un arma de fuego. Sin embargo los fiscales acusan al padre de ser un hombre controlador que había abusado sexualmente de la joven exporrista.

La joven fue encontrada muerta en la casa que compartía con su padre la mañana del 29 de junio del 2017. Kailee se había graduado en el 2013 de la escuela secundaria Norman North High School, donde era la co-capitana del equipo de porristas. Ella supuestamente le confesó a dos amigas que su padre la había abusado sexualmente durante los meses previos a su muerte, según un documento oficial obtenido por PEOPLE. El mismo documenta alega que el padre tocó inapropiadamente a su hija en el 2007, cuando ella tenía solo 14 años, pero nunca se imputaron cargos en su contra.

Según los investigadores, el padre llamó al 911 sobre las 5:45 a.m, diciendo que Kailee se había matado accidentalmente jugando con una pistola cargada. El hombre, quien se ha declarado no culpable, se negó a someterse a un detector de mentiras.

Sobre las 5:38 a.m. el hombre llamó a su esposa, la madre de Kailee, quien trabajaba como enfermera en un hospital y estuvo fuera de la casa esa noche. La policía afirma que al llegar a la vivienda encontraron a la madre tratando de revivir a su hija, quien ya estaba muerta, dándole respiración boca a boca. El padre de la joven estaba cubierto en sangre y tratando de limpiársela del cuerpo, según un documento oficial. También supuestamente se tiró al suelo y se embarró de tierra las manos y cara ensangrentadas. El padre asegura que intentó quitarle la pistola a su hija pero se disparó antes de poder evitarlo. El caso sigue en desarrollo. Que en paz descanses Kailee.