Marquise Edwards, de 23 años, ha sido responsabilizado de la muerte de su novia Oriana Arcos, también de 23, que estaba embarazada; él se quitó la vida.

By Redacción People en Español
May 30, 2019 04:44 PM

La policía de Nebraska ha identificado a un joven de 23 años como el presunto asesino de su novia, una muchacha hispana también de 23 a quien retuvo en contra de su voluntad antes de asesinarla y de quitarse la vida.

Los hechos sucedieron este martes en el complejo habitacional ubicado en el 1406 de Country Club, al norte de Norfolk. Hacia las 10:10 a.m., hora local, la policía recibió una llamada reportando que la joven Oriana Arcos era retenida por su novio, Marquise Edwards, en contra de su voluntad.

Antes de dicha visita, la policía se presentó en dicho completo en por lo menos tres ocasiones durante el fin de semana. La primer fue hacia las 4:20 p.m, para acudir al apartamento número 20. Tres horas después la policía acudió a la misma dirección para verificar el estado de una persona y finalmente hacia las 2:20 de la madrugada regresaron al sitio. Esta vez se reportó que una mujer había llamado quejándose que el novio de su hija Oriana “había roto la puerta y que ella estaba encerrada en el baño”.

El momento crucial ocurrió el martes hacia las 10:10 a.m., cuando la policía regreso al sitio para investigar un incidente de violencia doméstica. Los agentes le pidieron a Edwards que abriera la puerta pero él se rehusó y dijo que Arcos no estaba ahí. La policía estableció contacto con el interior de la vivenda por vía telefónica, aunque aseguran que no lograron hablar ni con Arcos ni con Edwards.

Facebook

La línea quedó abierta y posteriormente se escucharon disparos. Luego de forzar la puerta de entrada tuvieron acceso al lugar apartamento donde encontraron a Arcos muerta y tendida al lado de su novio quien había hecho los disparos con un revólver calibre .40.

Posteriormente se determinó que Arcos estaba embarazada, según confirmó en conferencia de prensa Don Miller, jefe de la policía de Norfolk.

“En el caso de Oriana, su muerte fue instantánea, esencialmente”, explicó Joe Smith, forense del condado de Madison. “En cuanto a Edwards, aunque su muerte no fue instantánea esencialmente quedó inconsciente [de la misma manera]”.

“Es una situación desafortunada, tragica”, aseguró Miller. “Dos familias están sufriendo la pérdida de un pariente”

 

 

Advertisement