Increíble: Este sujeto en Oregón se regresó con el vehículo robado a darle "un sermón" a la madre por dejar ahí a su hijo: encima amenazó con 'llamarle a la policía'. Aquí el reporte.

Por Mayra Mangal
Enero 19, 2021
Anuncio

El poblado de Beaverton en Oregón fue escenario de una increíble historia de crimen en la que un sujeto que se robó un auto tuvo la osadía de regresar a darle un 'sermón' a su dueña tras descubrir que en la parte trasera del vehículo la mujer había dejado solito y sujeto en su asiento de bebé a su hijo de 4 años.

Los hechos ocurrieron el sábado 9 de enero hacia las 9:10 a.m. La víctima del robo aparcó su auto en lote del supermercado de comida Basics Meat Market, ubicado en el 11900 de S.W. Canyon Rd. La mujer descendió del vehículo y se dispuso a comprar leche y carne, según reportó Matt Henderson, portavoz de la Policía de Beaverton.

Ahí fue cuando el descarado ladrón aprovechó el descuido para subirse a su camioneta tipo SUV -que la víctima había dejado en marcha y con las llaves dentro- y huir con él.

Casi de inmediato el ladrón se percató de la presencia del menor en el asiento trasero y dando vuelta en u se regresó al lote de autos vecino del supermercado, descendió del vehículo y se dispuso a encarar a la mujer. "[Entonces] le ordena a la mujer que saque al niño del carro y ella lo hace", explicó Henderson en declaraciones reproducidas por el diario local The Oregonian.

"De hecho [el tipo] le dio un sermón a la madre por haber dejado al niño en el carro y la amenazó con llamarle al policía", acotó. Cuando la mujer obedeció al tipo éste se subió de nuevo al carro y se lo llevó.

Credit: Getty Images

"Lógicamente estamos agradecidos de que [el ladrón] trajo de vuelta al pequeñín y que tuvo la decencia de hacer eso", dijo el portavoz.

"Lo que ella hizo no es un delito", explicó Henderson sobre la posibilidad de que el ladrón hubiese estado en lo correcto al acusar a la mujer por dejar al niño en el auto en marcha.

"Ella no perdió de vista al niño. Pero dejó el auto en marcha, así que tomen ese paso extra: llévense las llaves con ustedes. Es un recordatorio de que hay que tomar precauciones adicionales cuando llevamos a nuestros pequeñines con nosotros" finalizó el agente concluyendo que este es el clásico ejemplo de un delito cometido "por una oportunidad".