Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Enero 27, 2017
Anuncio

A sus 3 años la pequeña Melyssa Delgado Braga no podía jugar, ni siquiera salir a la calle como cualquier otra niña de su edad, porque su rostro estaba desfigurado por un enorme tumor que casi llega a asfixiarla.

Los padres de la pequeña, que viven en Sao Paulo, Brasil, trataron por todos los medios de operarla en su país, pero al ver que allí no podían hacerlo, colocaron un video en las redes sociales pidiendo ayuda. Las imágenes llegaron al Dr. Celso Palmeri Jr., un médico brasileño que trabaja en el departamento de cirugía maxilofacial de la Louisiana State University, quien enseguida contactó al director del mismo, el Dr. G.E. Ghali.

“Me partió el corazón,” dijo el Dr. Ghali a People. “[La niña] Ni siquiera podía sostener su cabeza porque el tumor era demasiado grande. Apenas podía tragar y, encima de todo, comenzaba a tener problemas para respirar”.

El médico también explicó que, aunque el tumor era benigno, ya pesaba 5 libras, y la pequeña pesa unas 25 libras. “Su lengua había sido empujada hasta la parte posterior de su garganta. Era solo cuestión de tiempo antes que esa cosa la asfixiara”.

El galeno fue más allá de asumir el riesgo de esta delicada cirugía. Como supo que la familia a puras penas reunió el dinero para los boletos de avión a Estados Unidos y no podría costear los $400,000 que costaría, habló con James K. Elrod, presidente de Willis-Knighton Health System, para que los ayudara con algunos de los gastos. Por su parte, los médicos que conformaron el equipo que atendió a la niña donaron sus servicios.

El 20 de diciembre, después de una operación de 8 horas, los galenos pudieron extirpar el tumor y reconstruir la quijada de su joven paciente quien ahora, gracias a ellos, puede por fin sonreír.