La estudiante raíces dominicanas espera inspirar a la próxima generación de mujeres en el mundo del béisbol.
Anuncio

En noviembre del año pasado, Olivia Pichardo recibió una de las mejores noticias de su vida. Tras semanas de prácticas y pruebas, finalmente convirtió su sueño en realidad al convertirse en la primera mujer en destacar en la División 1 de béisbol universitario

"Olivia, gracias por unirte a nosotros para [la temporada de] otoño y oficialmente para la primavera", le anunció el entrenador del equipo de béisbol de la Universidad de Brown, Grant Achilles, reportó People.

La lanzadora no pudo evitar sonreír con el orgullo y la confianza que la caracteriza, según su padre Máximo Pichardo.

Olivia Pichardo
Credit: BROWN ATHLETICS

Para la estudiante de 18 años de origen dominicano, la noticia ha sido más que un merecido premio a su arduo trabajo que empezó cuando apenas tenía 6 años, en la liga infantil de su natal Queens, NY.

"Siempre me he puesto un nivel para desempeñarme a cierto nivel en cada juego", expresó la atleta. "A lo largo de mi vida, he tenido grandes expectativas".

Sin embargo, al inicio de su carrera el béisbol solo era una excusa para pasar tiempo con su padre, quien se convertía en entrenador voluntario de todos sus equipos.

"Creció jugando béisbol en la República Dominicana. Me ayudó a desarrollar ese amor por el juego, más que habilidades técnicas, porque a esa edad, se trata de divertirse", expresó Olivia.

Olivia Pichardo
Credit: Cortesía

Gracias a ese amor, la joven ignoró la inseguridad que sintió al empezar la adolescencia, por ser una niña dentro de un deporte dominado por el sexo masculino. Su constante participación en campamentos del deporte patrocinados por organizaciones como la MBL y USA Baseball, la ayudaron a superar ese obstáculo.

"Eso fue de gran motivación para seguir adelante y no importarme lo que pudiera decir la gente de mi", dijo.

Olivia Pichardo - Brown team
Credit: BROWN ATHLETICS

Hoy por hoy, Olivia brilla a lo grande como parte de los Osos de la prestigiosa universidad de Rhode Island.

"Cuando era pequeña, no sabía que había otras niñas jugando béisbol", comentó. "Inspirar a las niñas es una de mis grandes motivaciones".