December 07, 2018 07:06 PM

Surgen alarmantes nuevos detalles en el caso de Anthony Ávalos, el niño de 10 años que murió tras sufrir tortura y abuso a manos de su madre y su padrastro, según las autoridades. Su madre, Heather Barron, de 29 años, y su padrastro, Kareen Leiva, de 32, están tras las rejas y enfrentan cargos de asesinato, abuso y tortura. Los testimonios de los hermanos de Anthony revelaron nuevos datos sobre lo que padeció el niño. Su hermanito de 7 años testificó que era forzado a pelear con Anthony hasta lastimarlo, a veces mientras su madre y Kareem miraban la pelea.

Su hermana de 8 años dijo que Leiva hacía que los niños se golpearan entre ellos. Según la niña, los dos adultos los castigaban haciéndolos arrodillarse sobre granos de arroz, a veces hasta sangrar.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Facebook/Justice for Anthony

El 21 de junio el niño murió tras ser encontrado inconsciente en su casa en Lancaster, California. Su madre llamó al 911 para reportar que el niño supuestamente se había caído accidentalmente, pero según la fiscalía, el menor fue víctima de abuso durante años.

La oficina del fiscal de distrito de Los Angeles documentó que el niño había recibido golpes severos en la cabeza, había sido azotado con un cinturón y un cable eléctrico, fue tirado contra muebles, fue forzado a tragar salsa picante y lo hicieron pasar hambre. Supuestamente también lo hicieron arrodillarse, forzando a sus otros hermanos en la casa a vigilarlo para que no se levantara.

Según la hermana de Anthony, los castigaban también haciéndolos pasar hambre. Los encerraban en su cuarto sin que pudieran ir al baño. Si se ensuciaban los pantalones, los castigaban aún más. “Kareem les aguantaba las piernas, los hacía acostarse y ponía sus caras en su orine”, reveló la niña.

Getty Images

Brian Claypool, un abogado que representa al padre de Anthony, quien vive en México, dijo a Los Angeles Times que el Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS) había recibido mútiples “banderas rojas” o reportes de abuso antes de la muerte del niño. Claypool alega que DFCS investigó varios reportes de abuso en la casa de Anthony (sobre él y sus hermanos) desde febrero del 2013.

Por su parte Bobby Cagle, el director de DCFS, dijo a PEOPLE: “Nos sentimos cómodos con que los trabajadores sociales hicieron lo que tenían que hacer”.

David Barron, el tío de Anthony y hermano de su madre, habló con PEOPLE sobre la tragedia. Según él, el padre del niño trató de ayudarlo y estar ahí para él pero su madre se negaba a que tuviera contacto con el pequeño. Su hermana también le prohibió al tío acercarse a los niños. David reportó que en casa de su hermana había violencia y abuso varias veces, asegura él.

“Hay documentos que dicen que a Anthony no le daban comida y que era encerrado en habitaciones y abusado”, dijo David. “No sé qué más necesitan como pruebas. Los niños les dicen lo que está pasando y hay otros reportes de adultos y maestros”.

El tío lamenta que Anthony tuvo una vida llena de dolor porque era muy noble. “Era un niño maravilloso”, recuerda. “Todos lo amaban al instante de conocerlo”.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST