El programa 'Todo por mi familia' ofrece consejería y servicios de salud mental a padres y niños inmigrantes que fueron separados en la frontera de Estados Unidos

Por Lena Hansen
Mayo 05, 2020
Anuncio

'Todo por mi familia' es una nueva iniciativa de salud mental de Seneca Family of Agencies, una organización sin fines de lucro basada en California. Esta coordinará servicios de salud mental, incluyendo consejería, para miles de padres y niños inmigrantes reunificados —después de haber sido separados en la frontera de Estados Unidos— debido a la política de "zero tolerancia" impuesta por la administración de Donald Trump en el 2018.

"Cuando separas a la fuerza a niños y sus familias en la frontera, se crea un trauma y la reunificación en sí no es suficiente para sanar el trauma," dice la abogada Paige F. Chan, la directora ejecutiva de los programas de Seneca en el sur de California. "Hay muchos reportes de que los niños estaban rechazando a los padres porque ellos no entendían las razones de la separación. Ellos no entendían que los padres no los habían abandonado —o se habían separado de ellos— por su propia voluntad, y eso afecta su relación. Existe mucha ansiedad sobre si esto volverá a ocurrir. Hay mucho miedo, ansiedad y trastorno de estrés postraumático".

La supervisora del programa, Johanna Navarro-Pérez, añade: "Mi programa ha trabajado con niños que han sido separados de sus familias y sufren también una pérdida de su cultura. Muchos de los hogares de acogida no son culturalmente compatibles así que [los niños] tienen que aprender un nuevo idioma, un nuevo estilo de crianza, por lo que estas separaciones los impactan gravemente".

La mayoría de las familias afectadas son oriundas de Guatemala, Honduras, y El Salvador, y ahora residen en Estados Unidos —principalmente en Florida, Texas, California, Nueva Jersey, Nueva York, Connecticut, Virginia, y Arizona. Las familias se encuentran en diversos puntos de sus trámites de asilo en Estados Unidos, y la mayoría estaba escapando de la violencia en sus países de origen.

"Lo que estamos oyendo es que los padres también sienten miedo y ansiedad por no saber cómo van a proveer para sus hijos. Estamos muy enfocados en ayudar a los padres a fortalecer la conexión con sus hijos para que puedan salir adelante y lograr la vida que ellos anhelaban", añade Chan. "Una gran parte de estas familias no hablan español, hablan lenguas indígenas como Mam y Quiché, y tenemos la fortuna de trabajar con proveedores y agencias que pueden brindar servicios de traducción para que las familias puedan comunicarse en el lenguaje en que se sientan más cómodas".

Navarro-Pérez explica que el proceso de sanar es diferente para cada familia después de la reunificación. "La sanación para algunas familias es rápida y fácil, y se sienten felices de poder estar juntos otra vez, pero para otras familias depende, porque están aprendiendo de nuevo a convivir y a entender sus nuevos sistemas. He trabajado con padres que no han visto a su hijo por seis o siete meses, y para ellos es como ver a un niño nuevo".

(Photo by John Moore/Getty Images)

Uno de los mayores obstáculos que los psicólogos y terapeutas enfrentan es ganarse la confianza de las familias para que puedan abrirse a recibir estos servicios, y vencer los estigmas que existen en la comunidad hispana en contra de la salud mental. "Los padres están ansiosos por comenzar una nueva vida junto a sus hijos, y estamos enfocados en ayudar a las familias a salir adelante al lidiar con cualquier asunto que tengan que resolver en términos de salud mental", afirma Chan.

Los familiares y niños que entraron a Estados Unidos el 1 de Julio del 2017 —o después de esta fecha— y fueron separados al llegar a la frontera y luego reunificados, son eligibles para recibir estos servicios. Chan asegura que no importa si son indocumentados y que toda la información que ellos compartan será confidencial, y jamás será compartida con ICE (el servicio de inmigración de Estados Unidos) o ninguna otra agencia del gobierno.

Para acceder a estos servicios llame de manera gratuita al 844-529-3327.  Para obtener información general sobre el programa 'Todo por mi familia' llame al 323-326-8287 o escriba un correo electrónico a Info@todopormifamilia.org