Sin razón aparente, un pequeño de once años de edad, lanzó disparos al interior de su escuela primaria, ubicada en Coahuila, México. Hasta el momento se reportan dos muertes y varios heridos.

By Carolina Amézquita Pino
January 10, 2020 03:36 PM

Un niño de once años, de nombre José Ángel, abrió fuego en el Colegio Cervantes de Torreón, S.C., ubicada en Coahuila, México. Según reportan las autoridades locales, el incidente ocurrió a las 8:35 horas de la mañana cuando el pequeño pidió permiso para ir al baño; ante la tardanza del chico, su maestra, María Assaf Medina, fue a buscarlo y descubrió que el pequeño se había cambiado el uniforme por un pantalón negro con tirantes y una playera blanca.

Además, el pequeño portaba dos armas de fuego, una calibre 22 y otra calibre 40, las cuales comenzó a disparar contra la maestra, quien falleció, y sus compañeros en el salón de clases, que se encontraba muy cerca del sanitario.

RELACIONADO: Madre entrega a su hijo a la policía tras leer su diario, donde detallaba tiroteo que planeaba en su escuela

De acuerdo con el alcalde de dicho estado, Jorge Zermeño, el pequeño después de lanzar los tiros se suicidó. También se menciona que hay seis heridos, cinco menores y un adulto, que están siendo atendidos en el Sanatorio Español de dicha localidad y, de momento, se reportan estables.

Se desconoce cómo el agresor tuvo acceso a dichas armas y la forma en la que logró ingresarlas a la escuela.

“Ya estamos investigando, pero ni el padre del niño sabe cómo tuvo acceso al arma”, comentó Maurilio Ochoa, delegado de la Fiscalía del estado a los medios de comunicación.

Por su parte, Miguel Ángel Riquelme, gobernador de Coahuila, informó que el menor, quien cursaba sexto de primaria, estaba influenciado por un videojuego llamado “Natural selection”; incluso, en la parte trasera de la playera que portaba había referencia a dicho juego. Agregó que, según algunos testigos, momentos antes de la balacera el menor comentó “hoy va a ser el día”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El mandatario expresó que, tiempo atrás, José Ángel había sufrido la muerte de su madre; por lo cual, vivía con sus abuelos.

“No presentaba problemas, tenía buen comportamiento”, comentó Riquelme a los medios de comunicación. “[Tenía] muy buenas calificaciones”.

Los últimos informes señalan que, en diversas ocasiones, el niño les mostraba a sus amigos el tiroteo de la Secundaria Sandy Hook de Estados Unidos y aseguraba ser fanático de ese evento.

Advertisement