Hunter Jones, de 23 años y residente en Kenosha, Wisconsin, está acusado de homicidio por la muerte del menor Matthew Bolinski.

By Redacción People en Español
July 15, 2019 04:17 PM

Un niñito de 2 años falleció en una guardería de Wisconsin luego de que aparentemente fuera golpeado por el niñero que lo cuidaba porque el niño hizo un berrinche. La golpiza que el sujeto le propinó al bebé fue tal, que los ojos le cambiaron de color, según asegura su atribulada madre.

Katherine Bolinski, madre del niño Matthew Bolinski, contó que el 27 de marzo pasado dejó a su hijo en la guardaría que Hunter Jones administraba con su mujer en una casa en 23rd Avenue y Lincoln Road, en el poblado de Kenosha.

“El día que lo fui a dejar él hizo un berrinche como nunca y ahora obviamente me arrepiento de haberlo dejado por lo que pasó, pero esa es mi última memoria de él con vida”, explicó Bolinski a la cadena WITI.

Ese día se recibió un llamado al 911 realizado por el sospechoso diciendo que tenía a un niño en un corralito infantil y que había una emergencia. “Este niño como que tiene problemas mentales. Hace berrinches. Hizo un berrinche. Se salió del corralito y se pegó en la cabeza y eso”, dijo el sujeto en la conversación que quedó grabada. Tras 4 minutos al teléfono Jones exclamó: “Bueno, el caso es que el niño está inconsciente ahora mismo”.

Cuando los paramédicos llegaron al lugar encontraron que el niño “aparentemente había fallecido una hora antes de su llegada”, según reporta FOX-6, en Milwaukee. Una autopsia reveló que el menor tenía 18 contusiones en la cabeza y que probablemente murió por asfixia.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

“Sus ojos pasaron de un azul profundo a un azul muy, pero muy claro”, explica a cuatro meses de la tragedia su mamá, quien este viernes 12 de julio apareció en una audiencia preliminar para rendir testimonio en el caso que se sigue en contra de Jones.

“Me siento confundida, me siento enojada”, asegura la madre quien confiesa que hasta la fecha tiene la habitación de su bebé intacta, con todos sus juguetes y efectos personales, como si nunca se hubiese ido. “Todavía hago como que él está durmiendo en la habitación de al lado. Ahora todo es como una pesadilla de despertar y momentos en los que quisiera que él estuviera aún aquí”.

Jones enfrenta cargos de homicidio imprudente en primer grado. Su comparecencia ante un juez está programada para este 1o de agosto.

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisement