La menor quedó atrapada en el fuego y se escondió tan bien que nadie logró encontrarla cuando fueron a su rescate.

Por Mayra Mangal
Abril 20, 2020
Anuncio

Los bomberos del condado Snohomish, en Seattle, están que no dan crédito a la milagrosa forma en que una niñita de solo cinco años pudo sobrevivir a un voraz incendio que acabó con su vivienda. La niña se salvó gracias a que pudo esconderse en su baúl de juguetes.

Los hechos ocurrieron este domingo 19 en hacia las 11:00 a.m. cuando la policía del condado de Monroe atendió una llamada de urgencia de un incendio que progreso que había estallado en una casa ubicada en el bloque 16500, de la calle 154th SE en Monroe.

Heather Chadwick, portavoz de dicho departamento de bomberos, contó al diario Seattle Times que el hombre que habitaba el sitio logró escapar con su hijo mayor y su perro, pero que desafortunadamente la hija más chica no había salido aún.

Los policías buscaron a la menor en su habitación pero ante el asedio de las llamas tuvieron que salir con las manos vacías y sin conseguir localizarla. Antes de ello cerraron la puerta, una medida de seguridad en incendios que según expertos evita que las llamas se propaguen fácilmente.

Cuando los bomberos llegaron a sitio y lograron apagar las llamas se llevaron la sorpresa de su vida cuando el médico que los asistía descubrió a la menor escondida dentro de su baúl de juguetes en la habitación contigua.

"[Los] bomberos rescataron a una niña de este hogar. Los médicos la evaluaron. No ha sido transportada [al hospital", se informó posteriormente en la cuenta oficial de Twitter del cuartel de bomberos:

Snohomish County Fire District 7
Snohomish County Fire District 7

Los bomberos han alabado la oportuna intervención de los agentes de la policía que registraron la vivienda pues "su rápida acción al cerrar la puerta de la habitación" donde se encontraba la niña ayudó en su milagrosa salvación, según se dijo en un comunicado de prensa.

De pasada aprovecharon para recordar a la población lo importante que es cerrar la puerta de nuestro dormitorio al dormir. Una sencilla medida que, como podemos constatar en este ejemplo, salva vidas.