La niña Brianna Ibarra murió al intentar escapar de su carro luego de que un tipo se la llevara cuando ella esperaba a sus papás mientras compraban comida. Aquí el reporte.

Anuncio

Una familia de Kansas se ha cubierto de luto luego del fallecimiento de la niña Brianna Ibarra, de 13 años, quien falleció al ser arrastrada por su propio carro luego de que un sujeto se montó en él para robárselo. La niña quiso escapar pero quedó atrapada por el cinturón de seguridad y luego falleció.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado hacia las 12:00 p.m. en el poblado de Wichita. Según fuentes de la policía local la menor estaba en el interior del auto tipo SUV marca Ford Escape color gris esperando a sus padres que lo dejaron sentada en el asiento posterior del vehículo en marcha mientras compraban comida en un restaurante próximo a la avenida Kellogg.

De pronto un sujeto -identificado posteriormente como Kevin Palmer, de 34 años- se montó en el vehículo y emprendió la huída. "La jovencita intentó salir del vehículo cuando este estaba en marcha. Al salir quedó atrapada con el cinturón de seguridad [colgando] afuera del vehículo", explicó Gordon Ramsay, jefe de la Policía de Wichita en un comunicado publicado en Facebook. "Palmer continuó su huída por varias millas"

Una persona que se percató de lo que estaba ocurriendo llamó al 911 alertando a las autoridades. Cuando la policía pudo interceptar el vehículo, en la intersección de la avenida Kellogg con West Street, Palmer había detenido el vehículo y se había escapado a pie.

El cuerpo de la niña fue loclizado y se declaró su muerte en el lugar de los hechos.

Una persona cercana a la familia de la menor estableció una cuenta en GoFundMe para ayudar a la familia tras la tregedia.

Brianna Ibarra
Credit: Facebook

"Este es uno de los casos más tristes con los que he estado asociado en mis más de 28 años de aplicación de la ley", expresó el jefe Ramsay en su comunicado. "[La] WPD envía sus pensamientos y oraciones a familiares, amigos y otras personas afectadas por este trágico incidente".

La investigación continúa en la Oficina del Fiscal del Distrito del Condado de Sedgwick. Según la policía el sospechoso tenía antecedentes penales por "delitos graves". Palmer enfrenta ahora un cargo de homicidio en primer grado. Al momento del cierre de esta nota permanecía en una celda local.