Texas vuelve a ser testigo de un sangriento tiroteo. Entre las víctimas se encuentra una niña de poco más de un año que recibió un impacto de bala en su rostro.

By Teresa Aranguez
September 01, 2019 03:22 PM

La violencia se ha vuelto a apoderar de las calles en Texas con un nuevo y sangriento tiroteo en Odessa. El atacante abrió fuego contra decenas de personas al azar en la autopista dejando de momento siete muertos y más de una veintena de heridos.

Entre ellos cabe destacar a una niña de 17 meses, Anderson Davis, que se encuentra en pleno proceso de recuperación tras recibir un impacto de bala en la cara.

El gobernador Greg Abbott ha informado sobre el estado de salud de la pequeña a través de un comunicado de la mamá que ha agradecido las muestras de cariño y preocupación.

“Gracias a Dios está viva y relativamente bien. Los niños son graciosos porque pueden haber recibido un disparo y todavía querer correr y jugar”, ha expresado la mamá. Su boquita está en un estado regular pero los médicos han garantizado que se puede recuperar sin problema, es cuestión de tiempo.

Además se ha abierto una cuenta de GoFund Me para recaudar dinero y poder ayudarla en su recuperación.

La pequeña está viva y sus signos vitales están en buen estado, así que a pesar de la tragedia sufrida, la familia celebra el hecho de tenerla con ellos ya que el desenlace podría haber sido mucho más trágico.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Tan trágico como el de esas siete personas que ya han perdido la vida. El culpable de esta salvaje acción ha sido abatido por los policías en la zona de Odessa. Antes tuvo tiempo de disparar contra tres agentes que finalmente han logrado sobrevivir a los disparos.

De nuevo Texas sufre el dolor de la masacre y violencia del uso de las armas que una vez más ha acabado con vidas inocentes y ha dejado a otros muchos luchando por ella.

Advertisement


EDIT POST