Saffie Rose Roussos, de 8 años, fue identificada por las autoridades como una de las víctimas del atentado en un concierto de Ariana Grande en Manchester, Gran Bretaña.

By Mayra Mangal
May 23, 2017 10:32 AM

Una niña de 8 años se encuentra entre las 22 víctimas mortales del atentado del lunes en un concierto de la cantante Ariana Grande en la ciudad inglesa de Manchester.

Saffie Rose Roussos era estudiante de la escuela primara de Tarleton. Un profesor de la escuela, Chris Upton, describió su fallecimiento como “un tremendo shock”.

“La idea de que alguien pueda ir a un concierto y no volver a casa es devastador”, señaló el maestro este martes en un comunicado. “Saffie era simplementes una niña hermosa en todos los sentidos de la palabra. Era querida por todos y su calidez y amabilidad serán recordados por todos con orgullo. Saffie era calladita y modesta, con un aire creativo”.

Según el diario británico The Telegraph, Roussos había acudido al concierto en compañía de su hermana mayor Ashlee Bromwich y su madre Lisa Roussos, quienes resultaron heridas y se encuentran en dos distintos hospitales. Amigos de la familia han compartido mensajes en redes sociales solicitando ayuda para encontrar a la pequeña Saffie.

La primera víctima identificada fue la jovencita de 18 años Georgina Callander. “Georgina era una chica adorable que era muy popular entre sus compañeros y el staff”, dijo en un comunicado su escuela, Runshaw College, de la localidad de Leyland. “Nuestros pensamientos y oraciones están con la familia de Georgina en este momento tan terrible, y estamos pensando especialmente en sus hermanos Harry y Daniel , que fueron estudiantes de la escuela”.

Fotos de la jovencita circulan en redes sociales donde aparece al lado de Ariana Grande en un concierto celebrado hace dos años. Según el diario The Evening Standard, la jovencita falleció en el hospital en los brazos de su madre.

Una tercera víctima identificada es un joven de 26 años, John Atkinson, según confirmó The Telegraph a través de familias y amigos.

La explosión ocurrió hacia las 10:33 p.m., hora local, cuando el público que había asistido el concierto, entre ellos muchas adolescentes y jóvenes, estaba empezando a abandonar el Manchester Arena.

En un comunicado, ISIS se atribuyó el atentado asegurando que fue una respuesta a las “transgresiones contra las tierras de los musulmanes” de Gran Bretaña. Las cuentas en las redes pro ISIS habían celebrado anteriormente el ataque a los medios de comunicación, enmarcándolo como una respuesta a los ataques aéreos en Irak.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Advertisement