Tras ser condenada a cadena perpetua por su participación en la terrible muerte de Gabriel Fernández, de 8 años, una corte de Los Ángeles se pronunció sobre la petición de Pearl Hernández.

Por Leonela Taveras
Junio 02, 2021
Anuncio

Un juez negó el martes la solicitud de una nueva sentencia para la madre de Gabriel Fernández, el niño que fue sometido a brutales torturas hasta que finalmente murió a los 8 años en Palmdale, CA.

Pearl Fernández, de 37 años, se declaró culpable de homicidio en primer grado en 2013 y fue condenada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. En abril de este año apeló el veredicto alegando que ahora no podría ser declarada culpable de homicidio en primer grado o asesinato en segundo grado debido a cambios recientes en el código penal del estado.

El juez de la Corte Superior de Los Ángeles, George G. Lomeli, dijo que después de revisar de la petición de Fernández concluyó que no tenía derecho a una nueva sentencia debido a la naturaleza del crimen, reportó el canal local NBC 4.

"Se ha establecido por su propia admisión durante su declaración de culpabilidad que el asesinato fue intencional e implicó la imposición de tortura durante un período de varios meses", declaró el juez, destacando que el expediente apoya la teoría de que Fernández era una "importante participante en el asesinato de una víctima infantil".

Un grupo de personas que se reunieron frente al tribunal con carteles que incluían "Justicia para Gabriel" y "Sin piedad para los asesinos de niños" aplaudieron cuando el fiscal adjunto Jonathan Hatami anunció que la petición de Fernández había sido denegada.

El niño fue hallado sin vida el 22 de mayo del 2013 en la casa en donde vivía junto a su madre y su novio, Isauro Aguirre y sus dos hermanos, Ezequiel y Virginia. La pareja lo golpeaba, llegó a dispararle con un rifle de perdigones, lo obligaban a comer excremento de gato y lo forzaban a dormir amarrado dentro de un clóset, entre una larga lista de abusos que los fiscales denunciaron en el juicio.

Aguirre, de 40 años, fue condenado a muerte. Su apelación automática ante la Corte Suprema de California está pendiente.

Gabriel Fernandez
Credit: Gina Ferazzi/Los Angeles Times via Getty Images

"Sin duda es el caso de tortura más grave y atroz que este tribunal haya presenciado", dijo juez Lomeli en 2018. "Uno podría decir que fue animal, pero incluso los animales saben cómo cuidar a sus crías… está más allá de lo animal".

El pequeño fue encontrado por las autoridades luego de que personal del departamento de Bomberos del condado de Los Ángeles acudiera al lugar tras una llamada al 911 en el que se reportó que el niño no estaba respirando.

Más tarde en el hospital le decretaron muerte cerebral y dos días después fue desconectado de los aparatos que lo mantenían con vida. El reporte forense indicó que había quemaduras en todo su cuerpo, una fractura en el cráneo y también presentaba costillas rotas.

Los terribles sucesos que llevaron a la muerte del menor se cuentan en el documental The Trials of Gabriel Fernández (Netflix), que denuncia los errores que impidieron que el sistema de protección a menores de California y la misma policía evitaran la tragedia.