Merci "Mack" Richey es una de al menos 28 mujeres transgénero que han sido asesinadas este año. Su hermana asegura que su espíritu aún visita a la familia y sus seres queridos exigen justicia.
Anuncio

Merci "Mack" Richey, una mujer transgénero de 22 años, perdió la vida tras recibir 10 disparos el 30 de junio. Según Transgender Equality Center, la joven es una de al menos 28 mujeres transgénero que han sido asesinadas este año. El sospechoso de su asesinato es un hombre que la conocía desde hace años, desde que ambos eran estudiantes de la escuela intermedia. "Él la conocía desde que ella era Michael", dijo su hermana Tyeshia Rickett, de 27 años, a PEOPLE. Angelo Walker, de 20 años, fue arrestado y enfrenta cargos por su asesinato. El hombre está esperando su juicio. "Él le disparó 10 veces. Tres veces es suficiente, pero él se paró encima de ella y le disparó, la odiaba. Si alguien se para encima de ti y te dispara 10 veces, esa persona te odia", dijo la hermana de Merci, quien considera el asesinato un crimen de odio.

Merci Mack
Credit: Gofundme

Sus familiares describen a Merci como una joven alegre, a quien le encantaba bailar, salir de compras, patinar y llevar a sus sobrinas a tomar helado. Merci también soñaba con algún día convertirse en madre. "Ella era el rayo de sol que te alumbrara si tenías un mal día", añade su hermana Tyeshia. Merci trabajaba en Luby's Cafeteria y vivía con su madre.

"Sueño con eso todos los días", admite su hermana sobre el asesinato. "Quiero saber cuáles fueron sus últimas palabras". Según Tyeshia, su hermana presentía que iba a morir. "Ella siempre nos decía que si algo que la pasaba, ella iba a suplicar por su vida. Yo sé que le suplicó y sé que estaba atemorizada. Siento que estuve ahí, pero no pude estarlo", lamenta.

Una cuenta de GoFundMe ha sido creada para recaudar fondos para ayudar a la familia de Merci a pagar sus gastos fúnebres y recibir consejería de salud mental mientras se reponen de la tragedia y siguen buscando justicia para la joven.  Su muerte le ha dejado un enorme vacío a su familia. "Yo le enciendo una vela y veo su sombra en la pared. Ella nos visita", asegura su hermana. Tyeshia también mandó este conmovedor mensaje a otras personas transgénero: "Este es un mundo frío, peligroso y donde falta el respeto. Por favor cuídense mucho".