Los responsables de la cadena de tiendas J.C. Penney han solicitado ayuda para ubicar a las dos hispanas que esta semana fueron víctimas de los insultos xenófobos y racistas de una mujer en su local en un centro comercial de Louisville, Kentucky, un tipo de incidente que parece repetirse mucho últimamente.

Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Diciembre 23, 2016
Anuncio

Los responsables de la cadena de tiendas J.C. Penney han solicitado ayuda para ubicar a las dos hispanas que esta semana fueron víctimas de los insultos xenófobos y racistas de una mujer en su local en un centro comercial de Louisville, Kentucky, un tipo de incidente que parece repetirse mucho últimamente.

La compañía lamentó en un comunicado de prensa que sus clientes y uno de sus empleados hubiesen sido "expuestos a comentarios tan discriminatorios" y señaló que quiere identificar a las agredidas para reembolsarles el dinero de su compra y ofrecerles una disculpa.

El suceso tuvo lugar el martes pasado en la línea para pagar de la tienda cuando, al parecer una de las hispanas que se había quedado rezagada en sus compras, se unió a su compañera que ya había llegado a la caja y agregó unas playeras los productos para pagar.

Entonces una señora mayor que esperaba detrás de ellas estalló en ira acusándolas de que se habían colado. "Regresa a donde mi..a hayas venido", exclamó.

Ante la mala palabra, el cajero le pide que por favor cuide su lenguaje. Pero lejos de hacerlo, la mujer le contesta: ¡Hey! Diles que regresen a donde deben estar… Si vienen a vivir aquí, entonces que actúen como todos los demás".

Su explosión de insultos no se detiene. "Ustedes no son nadie. Solo porque vienen de otro país, eso no las convierte en alguien. Ustedes no son nadie. Seguramente están bajo el programa de asistencia social. Quizás nosotros, los contribuyentes, estamos pagando por todas estas cosas [que han comprado]", sostuvo.

"¡Es cierto! Nosotros estamos pagando por todo eso, por toda su comida", agrega.

Cuando una de las hispanas le dice "lo siento", la iracunda mujer le contesta: "Habla inglés. Estás en Estados Unidos. Sino lo sabes, apréndelo".

El video, que se ha vuelto viral y se encuentra bajo las etiquetas #Exposingtheracism #Louisville y #PrayforAmerica, fue tomado por Renee Buckner, quien explicó que quería exponer el racismo en Estados Unidos.

"Si lo ignoramos, nunca se terminará… Esto es lo que Estados Unidos ha llegado a ser: abierta y orgullosamente racista".


El centro comercial Jefferson Mall donde ocurrió el incidente quiere identificar a la mujer que profirió los insultos para vetarla de manera perpetua. <blockquote class="twitter-tweet" data-lang="en"><p lang="en" dir="ltr">As a country of immigrants, we must understand we only move forward through peace, acceptance and embracing those who are different from us</p>— Mayor Greg Fischer (@louisvillemayor) <a href="https://twitter.com/louisvillemayor/status/811611695114227712">December 21, 2016</a></blockquote><script async src="//platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

El alcalde de Louisville, Greg Fischer, también se disculpó con las dos víctimas. "Espero que este video genere muchas conversaciones con nuestras familias, ahora que estamos reunidos por los feriados de esta semana. Conversaciones sobre los valores humanos básicos, la dignidad y el respeto", apuntó.

Sucesos como este han hecho saltar las alarmas ya que parecen haberse multiplicado. Solo en los 10 días después de la elección de Donald Trump se registraron más de 800 incidentes racistas o discriminatorios, según organizaciones de derechos civiles.