Clarissa Molina, la mujer acusada de arrancarle el bebé del vientre y ahorcara a Marlen Ochoa-López, se hizo fotos con el bebe robado en el hospital.

By Redacción People en Español
May 23, 2019 02:56 PM

La opinión pública continúa estremeciéndose con el espeluznante caso de Marlen Ochoa-López, la joven madre de 19 años residente en Chicago que estaba embarazada de nueve meses y a quien le arrancaron la criatura del vientre para luego estrangularla.

Las señaladas por el crimen, Clarissa Figueroa y su hija Desiree Figueroa, tramaron el horripilante crimen durante semanas, según se ha revelado. Ahora han salido a la luz fotos de la mujer de 46 años que horas después de haber aniquilado a la madre adolescente posó en fotos con el bebé que le había robado.

En las fotos se observa a la Clarissa Figueroa sonriendo junto al niño, a quien ella llamó ‘Xander Xavier Bobak‘, mientras éste yace entubado en una incubadora en el hospital Advocate Christ Medical Center, donde ambos fueron ingresados de urgencia luego de que alguien llamara al 911 para reportar que la mujer “de 46 años” había dado a luz y que el niño no respiraba.

De acuerdo con la cadena CBS no queda claro el momento en que se hizo la foto ni quién fue el autor, sin embargo se considera que esa fue la primera imagen del bebé que milagrosamente sobrevivió al salvaje ataque en el que su madre perdió la vida. Incluso, el bebito abrió los ojos este fin de semana al ser abrazado por su verdadero padre: Yovani López, el hoy viudo de Marlen Ochoa-López.

De acuerdo con múltiples fuentes la mujer incluso creó una página de GoFundme -ahora desaparecida- en la que pedía $9,000 para el pequeño “Xander Xavier”.  Ahí colgó fotos y dijo que la vida en la Unidad Neonatal era “una montaña rusa”.

Según Eddie Johnson, superintendente de la policía, Clarisa Figueroa había perdido a su hijo mayor, Xandier, también conocido como Ángel Emilio, en un accidente ocurrido en 2018. Desde entonces la mujer se obsesionó con tener un hijo, aún cuando ya le habían amarrado las trompas de falopio, según reveló su propia hija.

La mujer incluso colgó una foto de un ultrasonido falso asegurando que estaba embarazada. Posteriormente conoció por Facebook a su víctima, quien buscaba donativos de ropa para su hijo. En abril 1, la mujer le dijo a su hija Desiree que “necesitaba ayuda para matar a una mujer embarazada y quitarle el bebé”, según detalló Johnson.

Chicago Police

La policía de Chicago arrestó a la mujer y a su hija como cómplice, además del novio de la última, Piotr Bobak, de 40 años, quien está acusado de ocultar el homicidio.

“Desiree Figueroa confesó que asistió a su madre en el estrangulamiento de Marlen”, dijo durante una conferencia de prensa Brendan Deenihan, el segundo al mando de la policía de Chicago. “A este punto podemos imputar a todos estos delincuentes”, aclaró.

“[Fue] una escena criminal horrible”, continuó Deenihan explicando las circunstancias en que encontraron a Marlen, quien fue envuelta en una cobija y botada en la basura en la parte posterior de la vivienda que habitaban ambas mujeres en el Southside de Chicago.

Por su parte, Johnson aseguró que peritos concluyeron que la muerte de Marlen fue “estrangulamiento”  y que se presume que Figueroa le quitó al hijo “para criarlo por su cuenta”.

El pequeñito, que ha sido llamado Yovanny Jadiel por su padre, continúa ingresado mientras las autoridades indagan al hospital y a su personal para determinar las circunstancias en las que el menor fue admitido junto con la presunta asesina de su madre.

 

 

 

Advertisement


EDIT POST