Una mujer que celebrara su 36 cumpleaños junto a sus seres queridos murió de manera repentina junto a su familia tras propia fiesta.
Anuncio
Hayley Thompson
Hayley Thompson
| Credit: Instagram Hayley Thompson

Hayley Thompson, una mujer de 36 años, murió el día que celebraba su cumpleaños junto a sus familiares y de manera repentina tras abrir los regalos. Los hechos ocurrieron en Devon, al suroeste de Inglaterra.

El día de la tragedia, Hayley después de haber abierto sus regalos de cumpleaños comenzó a sentirse mal. De pronto, la mujer cayó al suelo y comenzó a sufrir convulsiones.

Según relata la hermana de la víctima la joven tenía un problema en el hígado. Ya en el año 2016, Thompson comenzó a vomitar sangre y los médicos descubrieron cicatrices en su hígado. Desde ese momento Hayley fue incluida en una lista de espera para un trasplante de hígado, pero ni ella ni su familia pensaron que su situación podría terminar así.

"Su bazo se rompió y causó una hemorragia interna. Eso es lo que causó la convulsión", detalla su hermana, Liah. "Todos sabíamos que estaba mal y que necesitaba un trasplante, pero no pensamos que fuera inminente", lamenta. "Creo que le restó mucha importancia; creo que quería vivir su vida porque la habían llamado antes para trasplantes y estaba decepcionada", concluyó, según recoge La República.

Haley Thompson
Haley Thompson
| Credit: Instagram Haley Thompson

En un comunicado emitido por la Policía del Gran Manchester, su familia describió a Hayley como una "esposa y madre amorosa" que "haría cualquier cosa por cualquiera". "Hayley era la vida y el alma de cada fiesta y tenía un corazón de oro", dijeron. "Ella siempre fue la primera en ayudar a cualquiera que lo necesitara y se esforzaba por poner una sonrisa en la cara de todos.