Karla Hayes recibió una brutal mordida de su ex, Seth Aaron Fleury, en la boca cuando no quiso besarlo. Los detalles del caso.

By Lena Hansen
October 23, 2018 03:02 PM

La vida de Kayla Hayes, de 19 años, cambió para siempre tras conocer la violencia doméstica. Seth Aaron Fleury, de 23 años, fue sentenciado a 12 años en prisión tras declararse culpable en juicio. Fleury le mordió brutalmente el labio a su ex novia cuando ella no quiso besarlo y se negó a volver con él tras sufrir abusos de Fleury durante un año de relación.

La joven aún está sanando físicamente y mentalmente del incidente ocurrido el pasado 21 de octubre. En su página de Facebook, Hayes compartió un mensaje para motivar a otras víctimas de violencia doméstica a buscar ayuda.

“Este fue el día en que murió un pedazo de mí”, escribió. “Estaba encharcada en mi propia sangre, con la mayoría de mi labio caído sobre mi pierna, sentía un fuego en mi boca entera. Estaba confundida y aterrorizada y no sabía cómo podría volver a mostrar mi rostro. En ese momento, quería que esos segundos fueran los últimos de mi vida. Quería rendirme para siempre”.

Facebook/Kayla Hayes

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La noche del brutal ataque, Fleury se encontró con Hayes para hablar de su relación. “No estaba ahí para volver con él, estaba ahí para que él pudiera corregir sus errores”, explicó en Facebook. Sin embargo él se enojó cuando ella no quiso volver con él, la besó a la fuerza y cuando ella se echó para atrás le mordió el labio inferior con tanta fuerza que se lo amputó.

Greenville County Detention Center

La joven se sometió a cirugía plástica de emergencia pero los doctores no pudieron volver a pegarle el labio por lo que quedó con varias cicatrices y sin poder mover la boca como antes.

“No podía entender como esto pasó tan rápido. No podía entender como él estaba tan enojado“, sigue su mensaje. Hayes cuenta que comenzó a gritar, temiendo por su vida, y su ex escapó, abandonándola después del ataque. “Recuerdo la mirada de terror en el rostro del hombre que me salvó la vida ese día”, dice sobre un extraño que llamó a la policía.

Facebook/Kayla Hayes

Fleury volvió a llamar a su exnovia cuando la estaban transportando en ambulancia al hospital. Ella confiesa, que como muchas víctimas de violencia doméstica, al principio se sintió culpable. El tiempo la ha ayudado a sanar y verlo todo con más claridad. “Esto pasó porque yo decidí no regresar con alguien que no me merecía”, admite.

Antes del ataque, ella vio señales de alerta en su relación que ignoró. “Yo era la propiedad de mi atacante, él me manipulaba al punto que casi pierdo todo y a todos en mi vida”, reflexiona en su post de Facebook. La joven reconoce que esta traumática experiencia la ha hecho sentir miedo de enamorarse y formar una familia. En su blog, Rise Above, cuenta sus vivencias con la esperanza de ayudar a otras mujeres.

Advertisement