La mujer a la boda a pesar de haber presentado una fiebre alta: sus hijos y la mujer que le ayuda en casa también resultaron enfermos.

Marzo 20, 2020
Anuncio

Una boda de postín que se celebró en un lujoso barrio de Montevideo, en Uruguay, se ha convertido en el foco de infección de 44 personas que quedaron infectados del temible COVID-19.

La boda se celebró el 7 de marzo pasado y aunque a ella acudieron unos 500 invitados -según informan fuentes locales-, el contagio -según sospechan algunos- tiene responsable: se trataría de una diseñadora de modas que acudió al festejo luego de arribar de Madrid y a pesar de tener fiebre.

La responsable sería Carmela Hontou, de 57 años, quien no solo defendió su decisión de acudir a la fiesta al ser entrevistada por el portal argentino Infobae, sino que incluso ha confesado que antes de la boda tomó almuerzo con su madre, de 87 años -es decir, uno de los grupos más vulnerables a la enfermedad respiratoria ocasionada por el coronavirus- y que además fue a otro almuerzo "donde había mucha gente".

"Eso es ridículo ¿sabe cuánta gente venía en ese avión?", respingó Hontou al ser cuestionada por su decisión de acudir a la fiesta y de vijar enferma. La mujer incluso confesó se había sentido mala antes de viajar y que por ello había llamado a un médico aún estando en Madrid. "No podía ni hablar, tenía 41 grados [centrígrados] de fiebre", enfatizó la mujer que regresó a Uruguay el 22 de febrero.

A resultas de ello la mujer que le ayuda en casa y sus dos hijos, entre otras muchas personas, han resultados contagiados de COVID-19.

El caso es tan grave que los administradores donde vive Hontou levantaron una denuncia en su contra ante el Ministerio del Interior pues según ellos, aunque la diseñadora está en cuarentena sus dos hijos "ingresan todos los días, pasan varias horas en el interior con su madre y luego prosiguen haciendo su vida como si nada ocurriera, estando en contacto con el resto de la población"., según indica MontevideoPortal.com.

La denuncia fue presentada ante Alejandro Machado, fiscal de Flagrancia quien tomó declaración de una denunciante y los porteros del edificio.

Los hechos han desencadenado una crisis nerviosa en la mujer quien este jueves fue ingresada en la unidad de emergencia del Hospital Británico de Montevideo, según indica el mismo portal. "Carmela llamó por una crisis nerviosa", se dijo. "Nadie entendía nada".

Por su parte, este mismo jueves Luis Lacalle Pou presidente de Uruguay, dijo en conferencia de prensa que el país sudamericano cuenta con 94 casos confirmados de COVID-19.