La mujer, en su quinto mes de embarazo, fue violentamente apuñalada. Sus presuntos atacantes enfrentan cargos de asesinato y fetichismo.
Anuncio

La mañana del 27 de julio la familia de Breanna Burgess recibió una devastadora noticia: la madre de tres hijos que estaba embarazada con su cuarto retoño, había sido asesinada.

"El bebé no sobrevivió. Ella no merecía esto y era lo último que esperábamos que pasara", escribió su tía Melissa Nicole Kurian, quien ha establecido una cuenta de recaudación de fondos GoFundMe para los gastos funerales de Burgess, de 26 años, y el cuidado de los niños huérfanos.

De acuerdo a las autoridades, mientras oficiales patrullaban la mañana del miércoles la ciudad de LaGrange, en el estado de Georgia, se toparon con el cuerpo sin vida de la víctima. La joven embarazada de cinco meses había sido apuñalada varias veces; su bebé tampoco sobrevivió el ataque, según un comunicado de prensa.

Breanna Burgess
Breanna Burgess
| Credit: GoFundMe

Horas después del hallazgo, oficiales de la policía identificaron a Curteze Avery, de 28 años, y a Shallandra Freeman, de 27, como posibles sospechosos del ataque. Ambos fueron arrestados y enfrentan cargos de asesinato y fetichismo; se encuentran tras las rejas sin derecho a fianza, según reportó People.

Según los policías a cargo de la investigación, encontraron suficiente evidencia en la residencia de Avery y Freeman para conectarlos al crimen. Si bien no se sabe lo que habría motivado a la pareja a matar a la joven madre, ellos aparentemente sí conocían a la víctima y a sus hijos.

"Este evento ha sido tan inesperado", escribió la tía en la página de recaudación de fondos. "Tenía 26 años, era una madre soltera de tres hijos con otro en camino... no se merecía esto".