Una enfermera de cuidados intensivos de un hospital en Nueva Orleans cuenta el sacrificio de una mujer que tiene a su esposo moribundo en el centro médico.

Por Leonela Taveras
abril 02, 2020
Anuncio

La mujer de un paciente que estaba muriendo por complicaciones derivadas del coronavirus decidió abstenerse de visitar a su esposo para ahorar las mascarillas que escasasean en el hospital de Nueva Orleans en que estaba ingresado.

Así lo reveló a People Blaire Guidry, una enfermera de cuidados intensivos del Centro Médico Ochsner,  quien dijo que el acto desinteresado de dejar de despedirse de su marido en sus últimos momentos de vida la sorprendió y llenó de emoción.  

Cortesía de Blaire Guidry

"Podría haber venido, si es el final de la vida [del paciente] y estamos apagando las máquinas, el cónyuge y los hijos inmediatos están permitidos, pero [ella] sabía que tendría que ponerse una máscara si venía, y no quería, sabiendo cuánto necesitamos ese equipo", dijo. "Fue tan desinteresado que me hizo llorar", agregó.

El hombre, cuya identidad no puede ser revelada por políticas del hospital, estaba interno en el referido centro médico donde falleció a los 70 años. Su esposa siempre estaba al pendiente de su evolución llamando al hospital “todos los días”, informó la revista.

Además, Guidry explicó que toda la unidad intensivos está repleta de pacientes enfermos con el nuevo virus y que el equipo de protección para el personal médico escasea. 

El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, informó sobre el primer caso de COVID-19 el pasado 9 de marzo. A partir de allí, los casos siguieron aumentando considerablemente. 

El estado registra 9,150 casos positivos, 310 muertes y 1,639 hospitalizados, según las cifras del departamento estatal de Salud.