Jennifer Clarey, de 43 años fue encontrada culpable de envenenar a su hijo Mazikeen Clarey de 2 años: puso opioides en su 'üsippy cup'.

By Mayra Mangal
August 09, 2019 04:58 PM

Una madre de Pennsylvania fue sentenciada a prisión este martes tras ser encontrada culpable de darle una dosis letal de opioides a su hijito de solo 2 años.

Jennifer Clarey, de 43 años y residente en el poblado de Tullytown, estaba acusada de homicidio en tercer grado y de poner en peligro la vida de su hijo Mazikeen Clarey por haber puesto el medicamento Vicodin en la botellita infantil del niño, conocida en inglés como ‘sippy cup'.

Elementos de la policía y paramédicos descubrieron al niño sin vida y colocado sobre una cama el 25 de agosto del 2018. El cuerpo del menor yacía junto al de su madre, quien se había cortado las muñecas.

El descubrimiento se realizó cuando las autoridades realizaban un chequeo de la vivienda por orden del Servicio Infantil y de la Juventud del condado de Bucks. Una autopsia posterior comprobó que el niño había fallecido por intoxicación de hydrocodona y diphenhydramina HCI, este último un ingrediente activo del Benadryl.

Bucks County District Attorney's Office
Bucks County District Attorney's Office

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La mujer padecía de sus facultades mentales y los medicamentos que le proporcionó a su hijo le habían sido recetados a ella una semana antes de que ocurriera la tragedia.

"Usted debería estar ahí para proteger a su niño pero en lugar de eso usted fue tan descuidada e inconsiderada y egoísta que le quitó la vida a su hijo antes de que él pudiese explorar todo aquello que la vida tenía que ofrecerle", lamentó el juez Clyde W. Waite por medio de un comunicado. "Esto no puede ser aceptado en una sociedad civilizada".

"Esto va más allá de ser una horrible tragedia", expresó por su parte el fiscal de distrito Matthew D. Weintraub en una conferencia de prensa donde se anunciaron los cargos. "Esto es claramente un acto [de un] asesino".

La mujer no negó sus cargos y en su defensa dijo que había sido ingresada en por lo menos cuatro ocasiones para recibir tratamiento mental. Clarey enfrenta ahora entre 25 y 50 años de prisión.

Advertisement