placeholder
October 06, 2017 03:42 PM

“Karoshi” es un término en japonés para el cual no hay una palabra en español, pero que literalmente implica “morir por exceso de trabajo” es algo que una mujer en el Japón acaba de experimentar luego de facturar 159 horas de trabajo extra (“over time”) para después morir.

El “karoshi” fue reconocido oficialmente en ese país asiático hace 20 años, cuando el ministerio de Salud empezó a recopilar cifras que, en el 2015, alcanzaron a 2,310 muertes, según el Ministerio del Trabajo; aunque de acuerdo al Consejo Nacional en Defensa de las Víctimas de Karoshi, la verdadera cifra puede llegar a las 10.000 víctimas cada año.

Esta semana la empresa para la que trabajó hasta el 2013 Miwa Sado, una periodista de la cadena pública de radio difusión Nippon Hoso Kyokai (NJK), dio a conocer la noticia, aunque la mujer de 31 años había muerto en julio del 2013.

Tomohiro Ohsumi/Bloomberg via Getty Images

Al dar a conocer la causa de la muerte de su antigua periodista, la emisora comentó que está tomando muy en serio su deceso y se comprometió en reformar la manera en que trabajan sus empleados.

Los registros de la comunicadora indican que había trabajado 159 horas y 37 minutos en el mes que falleció debido a una insuficiencia cardíaca causada por pasar largas horas laborando.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Japón, conocido por su marcada cultura laboral, está enfrentando una crisis de salud sin precedentes: un estudio del gobierno publicado el año pasado encontró que uno de cada cinco trabajadores está en riesgo de sufrir un “karoshi”.

El año pasado BBC reportó que este tipo de muerte “está tan extendido (en Japón) que si un juez determina que alguien murió por karoshi, su familia recibe una compensación de unos US$20.000 por parte del gobierno y pagos de hasta US$1,6 millones por parte de la compañía”.

No se reveló si la familia de Sado recibirá esa compensación.

You May Like

EDIT POST