El periodista Rafael Henzel, uno de los afortunados sobrevivientes del accidente aéreo del equipo de fútbol del Chapecoense, falleció poco más de dos años después de la tragedia a causa de un ataque de corazón que sufrió mientras jugaba a fútbol.

Por Redacción People en Español
Marzo 28, 2019
Anuncio

El periodista brasileño Rafael Henzel, que había logrado sortear a la muerte en el trágico accidente aéreo del Chapeocoense, falleció el pasado martes de un ataque al corazón.

El comunicador de 45 años se desplomó mientras estaba jugando a fútbol con unos amigos en su ciudad, Chapecó, al sur de Brasil. De inmediato fue trasladado a un centro hospitalario, donde no pudieron evitar su fallecimiento, según varios medios.

Henzel fue uno de solo seis afortunados que lograron salir con vida del accidente del vuelo de la aerolínea LaMia que trasladaba al equipo del Chapecoense para disputar la ida de la final de la Copa Sudamericana con el club colombiano Atlético Nacional de Medellín.

En el siniestro ocurrido el 28 de noviembre de 2016 fallecieron 71 personas, entre ellas 19 jugadores del club brasileño. Además del periodista, entre los restos de la nave que se estrelló en los cerros alrededor de Medellín se encontró con vida a dos miembros de la tripulación y tres futbolistas.

Henzel días después de la tragedia camino de regreso a Brasil.

El Chapecoense emitió un comunicado lamentando el fallecimiento del periodista, de quien dijo que era “un símbolo de nuestra reconstrucción” y recordó que “a lo largo de su brillante carrera, Rafael narró la historia” del modesto club.

Aunque el caso sigue abierto, las autoridades atribuyeron el accidente a que la aeronave de la compañía boliviana se quedó sin combustible por una negligencia.

En una entrevista con la BBC tras la tragedia, Henzel contó que los pasajeros no recibieron ninguna advertencia de que el avión estaba a punto de estrellarse en su descenso al aeropuerto de Medellín. Habían escuchado que los motores se habían apagado, pero pensaban que se volverían a poner en marcha.

“Me puse el cinturón de seguridad y pensé que los motores se encenderían de nuevo en unos minutos. No pasó”, dijo el periodista, quien tras recuperarse de las graves heridas -entre ellas la fractura de siete costillas- publicó el libro Vive como si cada día fuera el último sobre el impacto de la tragedia en su vida.

Henzel, quien estaba casado y era padre de dos hijos, tenía previsto cubrir el partido que el Chape disputó el miércoles contra el Criciúma por la Copa de Brasil. El club pidió a la federación brasileña que se pospusiera el encuentro, pero le denegaron la solicitud.