Hailey Deickman, de 18 años y estudiante de último año de secundaria, estaba preparándose para ir a la universidad en Nueva Orleans. Aquí los detalles de esta tragedia.
Anuncio

Una joven estudiante de 18 años en Louisiana perdió la vida a causa de una sobredosis supuestamente luego de tomar la mitad de una pastilla adulterada que se vendía en la calle como Percocet y que contenía fentanilo.

Según el canal 5 WMC, la víctima fue identificada como Hailey Deickman, estudiante de secundaria del centro Belle Chase, que estaba a pocos a días de graduarse e ir a estudiar este otoño a la Universidad de Nueva Orleans.

El sheriff Gerald A. Turlich anunció a través de un comunicado el arresto de Franklin Senfles, 22 años, quien enfrenta un cargo de asesinato en segundo grado y otro de intento de asesinato en segundo grado de una segunda víctima, que aún no ha sido identificada.

Hailey Deickman

Las autoridades informaron que respondieron a una denuncia de un caso de sobredosis el pasado 14 de mayo y que al llegar al lugar, ninguna de las víctimas reaccionaba a la asistencia médica. En el reporte señalan que la investigación reveló que ambas amigas habían hecho una transacción ilegal con Senfles antes de que hicieran la llamada de emergencias al 911 pidiendo ayuda.

Franklin Senfles
Credit: Plaquemines Parish Sheriff's Office

"En la tarde del 18 de mayo de 2021, Deickman fue declarada legalmente muerta en el campus de Westbank del Hospital Ochsner", dice el comunicado en el que se especifica que Senfles fue arrestado 7 días después del incidente.

"A cualquiera que salga del sistema de salud para obtener medicamentos legítimos, le diría esto: no lo haga. Nunca puedes estar seguro de lo que obtienes y estás jugando a la ruleta rusa con tu vida", dijo el agente especial de la DEA en Nueva Orleans Brad Byerley al canal 5.

Advirtió que las píldoras adulteradas compradas en internet o en redes sociales podrían contener ingredientes incorrectos o ocultos, como fentanilo o metanfetamina. Agregó que algunos están a la venta como oxicodona, analgésicos o xanax.

"La cantidad de fentanilo que se usa actualmente en narcóticos ilegales no solo es peligrosa, sino que se está convirtiendo en un importante problema de seguridad pública", dijo el sheriff Turlich. "Continuaremos persiguiendo agresivamente a cualquier individuo que propague este veneno en nuestra comunidad".