Liam Flagan, de ocho años, falleció luego de que la bacteria carnívora penetrara su cuerpo al herirse jugando con su bicicleta.

By Mayra Mangal
January 26, 2018 02:04 PM

Un niño de ocho años que se había herido la pierna al caer de su bicicleta falleció en Oregon víctima del ataque de una bacteria carnívora.

Los devastados padres de Liam Flanagan contaron a People que el 13 de enero el niño estaba jugando en su bicicleta al frente de su casa, en Pilot Rock, Oregon. En determinado momento, el menor se cayó y el manillar se le enterró en un muslo cortando sus jeans y haciéndole una profunda herida.

De inmediato, el menor fue llevado a urgencias, donde le hicieron siete puntadas. Según su madre, aunque el niño se quejaba de que la herida era dolorosa, no le recetaron antibióticos y lo mandaron para su casa.

De regreso en su hogar, el niño, que cursaba el segundo grado de primaria, siguió molesto por los dolores, según contó su mamá, Sara Hebard. "Decía que le dolía, pero fue su primer accidente, nunca antes le habían puesto puntadas", aseguró la mujer de 37 años. "Yo creo que no se quejó más de lo que se queja un niño al que le han hecho un par de puntadas", prosiguió Hebard, al asegurar que Liam era muy dulce y siempre hacía sonreír a todos.

El padrastro del niño, Scott Hinkle, le dio Tylenol durante los tres días siguientes, pero los dolores no cesaron. Fue entonces que le revisaron la herida y notaron que la piel presentaba una extraña decoloración.

"Mi esposo se asustó muchísimo", relató la madre, "De inmediato dijo que Liam tenía gangrena y que teníamos que llevarlo a urgencias y para allá fuimos".

GoFundMe

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Esta vez, el niño fue llevado en helicóptero al hospital pediátrico de Doernbecher, en Portland, donde fue sometido a una serie de cirugías y amputaciones para erradicar la infección que continuaba avanzando.

La bacteria carnívora ocurre en casos contados, generalmente entra por una cortada o punzación y se extiende por la piel matando el tejido blando. Es una infección tratable si se interviene oportuna y prontamente con antibióticos y en algunos casos, amputaciones del cuerpo. Ahora se piensa que el pequeño Liam entró en contacto con ella al cortarse y caer en la tierra.

"Le estaban dando todo lo que podían, pero seguían cortando y esperando. Cortando y esperando", explica la madre sobre los últimos días de vida del niño. Finalmente, los dolores se convirtieron tan insoportables, que Liam fue transportado a un segundo hospital donde finalmente fue puesto en coma médico.

El niño fue desconectado el 21 de enero y finalmente murió. Ahora sus padres quieren que su fallecimiento no sea en vano. "Aunque esta es mi peor pesadilla", comentó la mamá del niño, "quiero creer que su muerte fue por una razón, quizá sea para salvar otras vidas". La familia ha establecido un fondo en GoFundMe para costear los gastos ocasionados por la tragedia.

Advertisement