Autoridades en California investigan la muerte del niño Noah Cuatro, de 4 años, que falleció tras caer en una piscina en Palmdale, California estando al cuidado de sus padres.

By Mayra Mangal
August 19, 2019 01:21 PM

Autoridades en Palmdale, California abrieron una investigación en torno a la muerte de un niño de 4 años que pereció en un hospital tras caer en una piscina. El menor Noah Cuatro estaba bajo el cuidado de sus padres biológicos a quienes les habían quitado la custodia del niño en un par de ocasiones y quien según su abuela había “rogado” porque no lo mandaran de vuelta con ellos.

Según reportes de la oficina de Alex Villanueva, alguacil del poblado, hacia las 4:00 p.m. del viernes pasado sus oficinas respondieron a un llamado de ayuda informando que un niño que había caído en  la piscina de un complejo de apartamentos ubicado en el 1200 de la Avenida S. En su llamado los padres aseguraron que el niño “casi se ahoga”.

El pequeño fue llevado de inmediato al Centro Médico Regional Palmdale y posteriormente fue trasladado al Hospital de Niños de Los Ángeles, donde falleció, según reporta la filial de Telemundo T-52, en California.

La investigación se disparó luego de que la oficina del forense practicara una autopsia al niño por medio a la cual se descubrieron lesiones traumáticas en su cuerpo que no corresponden a un ahogamiento. Así mismo, vecinos señalaron que era prácticamente “imposible” que el menor haya entrado solo a la piscina, pues está rodeada de una valla muy alta que el prácticamente no podría escalar.

“Una vez que el niño fue trasladado a un hospital local, se encontró una lesión en el cuerpo que no era consistente con un ahogamiento”, declaró Joe Mendoza, teniente alguacil de Palmdale, a dicha cadena. “En este punto, estamos recuperando el archivo del caso mientras hablamos, vamos a revisar ese archivo del caso y tendremos más información en los próximos días”, dijo Mendoza.

GoFundMe

Según múltiples los padres del menor perdieron su custodia cuando Noah tan pronto como él nació y fue colocado en un hogar de acogida (foster care). Posteriormente regresó con sus padres pero a los 9 meses les retiraron nuevamente la custodia del menor por maltrato y desnutrición.

Eva Hernández, abuela del niño, contó a la estación local KTLA que a partir de entonces el niño vivió con ella de forma continua y estable. Sin embargo, en noviembre pasado el Departamento de Servicios para Niños y Familias (DFCS, pos sus siglas en inglés) regresó al niño al hogar de sus padres biológicos, aún a pesar de las protestas del menor y de su propia abuela.

“Le dije a los trabajadores sociales: ‘Por favor, él no quiere irse. Él quiere quedarse aquí. Él me rogó”, lamentó Hernández en dicha entrevista. “Se agarraba de mi y me decía ‘Abue por favor no me mandes de vuelta’. Yo no pude hacer nada. Simplemente lo tuve que mandar de regreso”.

Hernández también contó que a partir de ahí la madre del niño no le permitía verlo y que la última vez que pudo entrar en contacto con él, Noah había cambiado. “Él ya no era el mismo niñito. Se veía tan triste y ensimismado”, explicó la mujer, asegurando que el pequeño parecían intentar decirle algo, pero que su madre no se lo permitió. “Si no se lo hubiera llevado de mi lado él aún seguiría aquí. Los niños no tienen voz”, lamentó.

Tres niños más fueron removidos de la vivienda del menor, incluyendo a un hermano mayor que también ha estado bajo la protección de la DFCS; una niña de 2 años y un bebé de un mes.

Los padres de los niños han sido interrogados sin que hasta el momento se hayan producido arrestos.

 

Advertisement


EDIT POST