Conoce la conmovedora historia de una joven madre que murió protegiendo a su hijo de dos meses en la masacre en El Paso. Esto fue lo que dijo el presidente Donald Trump sobre los tiroteos en Texas y Ohio.

By Lena Hansen
August 05, 2019 11:57 AM

Una madre de 25 años -que protegió a su bebé de dos meses escudándolo con su cuerpo durante el tiroteo en un Walmart en El Paso, Texas- fue una de las víctimas de la masacre. Jordan Anchondo tenía tres hijos, dijo su hermana a Associated Press, y dio su vida por el más pequeño. Ella fue una de las 22 personas asesinadas por Patrick Crusius, de 21 años, quien fue arrestado por la policía después del crimen.

El joven estadounidense abrió fuego dentro de la tienda el sábado sobre las 10:30 a.m., matando a 20 personas e hiriendo a otras 26. La hermana de Anchondo, Leta Jamrowski, de 19 años, dijo a AP que el bebé de dos meses está en un hospital recuperándose tras sufrir huesos rotos al caer al suelo cuando su madre se derrumbó después de que Crusius le disparó. "A juzgar por las heridas del bebé, dijeron que mi hermana probablemente estaba tratando de escudarlo con su cuerpo", dijo Jamrowski. "Cuando a ella le dispararon, ella lo estaba cargando y se cayó encima de él, por eso él tiene algunos huesos rotos. Él está vivo gracias a que ella dio su vida por él".

(Photo by Mario Tama/Getty Images)

La hermana añadió que aún no sabe nada del esposo de su hermana, Andre Anchondo, y le preocupa que él esté entre las víctimas de la tragedia: "[Las autoridades] dijeron que si él estuviese vivo, lo más problable es que ya nos hubiese contactado". Hasta ahora se está describiendo el incidente como un crimen de odio ya que las autoridades están investigando unos escritos de supremacía blanca que se cree que son de la autoría de Crusius. El fiscal de distrito del condado El Paso Jaime Esparza dijo que el joven podría enfrentar la pena de muerte, reporta CNN.

(Photo by Mario Tama/Getty Images)

Menos de 24 horas después del tiroteo en El Paso, 9 personas fueron asesinadas y otras 26 resultaron heridas cuando otro atacante abrió fuego en una popular zona de vida nocturna en Dayton, Ohio.

El presidente Donald Trump expresó en un discurso que el país sentía "shock, horror y tristeza" después de que "este fin de semana más de 80 personas fueran asesinadas o heridas en dos ataques macabros". Trump además aclaró que el país debe "condenar el racismo, el fanatismo y la supremacía blanca". "No hay espacio para el odio en Estados Unidos", añadió, hablando de los peligros del Internet en su conexión con el terrorismo doméstico y el tráfico humano, entre otros crímenes. El presidente dijo que tanto él como la primera dama Melania Trump están rezando por las víctimas y sus familias. Trump dijo que no podía haber división en el país y que era momento de unirse para buscar soluciones en contra de los tiroteos masivos. "Debemos parar la glorificación de la violencia en nuestra sociedad", dijo, citando los videojuegos violentos como un factor en estos crímenes.

(Photo by Alex Wong/Getty Images)

El presidente se equivocó al final del discurso -hablando de las víctimas de Toledo, en vez de Dayton, donde ocurrió el tiroteo. "Dios bendiga la memoria de aquellos que murieron en Toledo", dijo, refiriéndose a la tragedia en Dayton, Ohio. Trump también resaltó la importancia de reconocer las "banderas rojas" o señales de alerta para identificar a personas con enfermedades mentales que puedan ser un riesgo para la seguridad de otros ciudadanos, y habló de implementar nuevas normas de seguridad y salud mental.

Advertisement