Después de un mes y medio hospitalizado de urgencia, el español Jorge Lis moría arrepentido de no haberse vacunado y por haber tenido una actitud negacionista.

Anuncio

Un nuevo caso de negacionismo ha conmocionado al mundo. Después de meses mostrando su posición opuesta tanto a las vacunas como al propio coronavirus, el piloto español Jorge Lis ha fallecido víctima del virus que tanto negó.

El piloto de motos, que tenía 46 años y trabajaba como coach y manager de otros motoristas, no creía en la existencia de la COVID-19.

Según el diario español El Mundo, el que fuera subcampeón de España de motociclismo en 125 cc, rechazó la vacuna cuando se la ofrecieron e incluso trató de convencer a su familia para que hicieran lo mismo.

La situación se hizo bastante tensa hasta tal punto de entrar en varias discusiones con la familia, y especialmente con su hermana Elena, quien a día de hoy ha dejado un mensaje y testimonio claro: hay que vacunarse y no hacer lo que hizo su hermano.

Lis partía pero antes dejó constancia a su hermana de que se había equivocado. El mensaje que le envió ha sido algo que Elena ha querido compartir con el mundo para que nadie vuelva a cometer el mismo error.

"Tengo miedo Elena, de que por haber sido un cafre ahora no podamos frenar esto. Esta semana ha sido de golpe una de mis mayores lecciones de vida. Pasar mucho tiempo en Twitter, etc, me había radicalizado al extremo. Ojalá me hubiera vacunado", leía el mensaje.

Desafortunadamente, llegaba demasiado tarde. El piloto fallecía después de un mes y medio de lucha en la Unidad de Cuidados Intensivos. Uno de los cada vez más frecuentes casos de negacionismo que terminan con el peor de los desenlaces. QEPD.