La joven Amaria Jones, de 13 años, es una de las 15 personas asesinadas el pasado fin de semana en Chicago, donde en un periodo de cuatro días más de 100 personas fueron tiroteadas. La ciudad ha sido catalogada como una de las más peligrosas por su alta tasa de criminalidad.

Por Isis Sauceda
Junio 25, 2020
Anuncio

El pasado sábado, la pequeña Amaria Jones, de 13 años, mostraba orgullosa el nuevo baile que acababa de aprender en la plataforma social TikTok cuando se desató un tiroteo afuera de su casa en un barrio de Chicago. Una bala perdida perforó la ventana, atravesó la televisión en la sala de estar e impactó en el cuello de Jones, que se desplomó en medio de la consternación de su familia.

“Me giré y la busqué y estaba en el piso [buscándome], sosteniendo su cuello. Yo gritaba '¡¿qué?! ¡¿qué?! ¡¿qué?!'”, comentó la afligida la madre de la pequeña, Lawanda Jones, a la afiliad de CBS en Chicago. “La última [imagen] que tengo de mi bebé es buscándome con sangre saliendo a chorro de su cuello”.

La joven fue una de tres adolescentes víctimas del tiroteo, reportó People. De acuerdo a las autoridades, dos jóvenes de 15 y 16 años que se encontraban afuera de la casa de Jones tuvieron que ser trasladados a un hospital cercano por heridas de bala. Por el momento se encuentran en condición estable.

Cortesía de la familia

Mientras las autoridades investigan el tiroteo, la madre de Jones exhortó a los responsables a confesar su responsabilidad en la muerte de su hija, que soñaba en convertirse en una exitosa abogada.

“Nadie desea….enterrar a su hija”, dijo al canal. “Se supone que son ellos…los que nos entierren a nosotros [los padres], no nosotros enterrarlos a ellos”.

Chicago es considerada desde hace años  una de las ciudades más peligrosas de Estados Unidos por su alta tasa de criminalidad.

El pasado fin de semana, más de cien personas fueron tiroteadas en la ciudad, de las que 15 perdieron la vida. Entre ellos un pequeño de tres años que recibió un impacto de bala al regresar de la peluquería junto a su padrastro. El hombre de 27 años fue heridos en el estómago y se encuentra en condición estable.

Varios grupos comunitarios y líderes religiosos reunieron $13,000 de recompensa para quien pueda ofrecer información que lleve a la captura del responsable de la muerte del pequeño, que se llamaba Mekhi James.

“Queremos justicia, pero eso no me lo va a regresar”, dijo la madre del pequeño a la prensa local. “[Pero] dicen que me ayudará a dormir mejor”.

Las autoridades aseguraron a la filial de la ABC en Chicago que el caso se encuentra bajo investigación.