Familiares de Margaret Collins, de 91 años, están demandando a The Abington of Glenview Nursing & Rehab Center y a los enfermeros Bryan Cortez y Jamie Montesa por molestar a la frágil anciana y grabarla en Snapchat.

By Mayra Mangal
August 13, 2019 05:52 PM

Los familiares de una anciana de 91 años están demandando a un asilo de ancianos en Chicago y a dos de sus cuidadores a quienes acusande molestar a la anciana que padece demencia senil. La denuncia surgió tras descubrirse que los acusados colgaron en redes un video de Snapchat donde se aprecia cómo molestaban a la anciana a empujones.

Los hechos se remontan a diciembre de 2018 en el interior de la clínica The Abington of Glenview Nursing & Rehab Center, donde residía la presunta víctima de nombre Margaret Collins.

El video comenzó a circular en la plataforma bajo el título “Margaret hates gowns” (Margaret odia los camisones) e iba acompañado de emojis de carcajadas. Ahí se aprecia a los enfermeros Bryan Cortez, de 20 años y Jamie Montesa, de 21, lanzándole la prenda a la mujer a empujones mientras ella lucha por resistir el abuso.

Alguien alertó a Joan Biebel, hija de la anciana, sobre la existencia del video. Posteriormente la familia de Collins notificó al asilo sobre lo que estaba ocurriendo.

“Ellos molestaron y tentaron deliberadamente a mi mamá”, exclamó dolida la mujer en un comunicado revelado por las cadenas NBC y CBS. “Lo hicieron por su propia diversión y lo publicaron para sus amigos”.

 

Glenview Police Department

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Lo más indignante es que seis días después de hecha la queja ante, y tras una breve suspensión, Cortez y Montesa estaban de vuelta en la institución. Documentos oficiales revelaron que se había llegado a la conclusión de que las acusaciones en contra del personal “eran infundadas”, según decretó el Departamento de Salud Pública de Illinois (IDPH, por sus siglas en inglés).

Ante dicha resolución la familia de la mujer decidió sacarla del asilo y llevársela a  a vivir con la familia bajo supervisión de un cuidador privado.

Biebel asegura que el video fue como una traición para su madre. “Estaba con el corazón roto porque ella amaba a estos chicos”, comentó.

La policía de Glenview inició una investigación y en enero pasado presentó cargos en contra de ambos enfermeros por conducta desordenada. Ambos fueron puestos en libertad bajo una fianza de $75, pero tienen cita en corte este mes para revisar el caso.

Al respecto Cortez ha declarado que solo estaban “jugando” con la anciana y que ella les “respondió de vuelta jugando”, mientras que Montesa asegura que ella le mandó el video a sus colegas pero que nunca lo publicó en redes. Ambos han admitido que hicieron mal en grabarla, según indica un reporte de IDPH.

“Esto es abuso de un anciano y ellos no hicieron nada al respecto”, asegura Steven Levin, el abogado que representa a la familia y que ahora busca $1 millón por daños. “Lo que realmente asusta es que…me pregunto a cuántas otras personas le habrá hecho esto”, lamentó por su parte Biebel.

 

Advertisement