placeholder
June 28, 2017 11:53 AM

Un juez de Nevada puso una fianza de $10 millones al padre que se cree asesinó a su pequeño hijo de 5 años después de llevarlo a Disneyland. Y, aunque parezca increíble, durante su primera audiencia con el juez, el presunto asesino hasta estuvo de humor para decir un chiste.

Aramazd Andressian Sr., de 35 años, estaba en el proceso de divorciarse de la madre de su hijo, Aramazd Andressian Jr., cuando lo tuvo unos días con él, tiempo en el cual lo llevó a Disneyland, en California. Precisamente fue allí donde el pequeñito fue visto por última vez el 20 de abril.

Dos días después, cuando tenía que entregárselo a su madre, el padre no llegó a la cita y en vez de eso fue hallado inconsciente —debido a una sobredosis de medicamentos— en su automóvil estacionado en Arroyo Park en la ciudad de South Pasadena. Su hijo no estaba con él; las autoridades creen que lo mató y después trató de suicidarse.

John Locher/AP Photo

Después de pasar 47 días divirtiéndose en Las Vegas, Nevada, las autoridades finalmente lo arrestaron, pese a que el cuerpo de la pequeña víctima no ha sido encontrado. Sin embargo, los investigadores dicen que tienen pruebas contundentes como para acusarlo de su homicidio.

Los Angeles Sheriff's Department via AP

Según reportó la filial de ABC en esa ciudad ayer, en la corte, el acusado estaba muy calmado y risueño e incluso hasta tuvo ánimo de tratar de hacerle un chiste al juez. Al aceptar su extradición a California para enfrentar cargos de asesinato que emanan de la desaparición de su hijo, hasta trató de bromear con el juez a cargo, diciéndole que los alguaciles de  California “Quizás me lleven con ellos”, y después se rio alegremente.

AP Photo/Damian Dovarganes

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Su actitud dista mucho a la de la madre del pequeño desaparecido, Ana Estévez, quien desde que supo que su hijo no se encontraba con su padre se ha dedicado a distribuir panfletos con el retrato de la criaturita con la esperanza de encontrarlo. En una conferencia de prensa, cuando se cumplieron 32 días de su desaparición, se mostró inconsolable explicando que este suceso era “su peor pesadilla”.

“Picqui  —como ella llamaba a su hijo— era todo lo maravilloso de mi vida”, agregó la inconsolable mujer, “y no puedo imaginar el vacío y nulidad que tendré que soportar hasta que estemos juntos de nuevo algún día”.

De ser hallado culpable, Andressian Sr. se enfrenta a una condena que puede oscilar entre 25 años tras las rejas y cadena perpetua.

 

You May Like

EDIT POST