Esta es la historia de cómo un oficial de la Fuerzas Aérea de Estados Unidos no se quedó contento con sólo rescatar a una niña de 3 años del Huracán Katrina, y se convirtió en su amigo y mentor.

By Celeste Rodas de Juárez
March 17, 2017 12:58 PM

 

Una gala en Mississippi del Cuerpo de Capacitación de Oficiales de la Reserva Junior (JROTC, por sus siglas en inglés), tendrá este año dos invitados fuera de serie: una adolescente de 14 años que fue rescatada de las inundaciones causadas por el Huracán Katrina y el paracaidista que la salvó

Desde que Mike Maroney rescató a LaShay Brown en el 2005, nunca olvidó el efusivo abrazo que ella le dio. Aquél momento, captado en una fotografía que le dio vuelta al mundo y ganó varios premios, fue un bálsamo para el alma de Maroney en los días posteriores ya que —aunque su cara de regocijo en esa foto (abajo) no lo demostró— éste padecía del síndrome de estrés postraumático.

Según reportó la revista People, tras el rescate el sargento mayor de la Fuerza Aérea estadounidense fue enviado de nuevo a Irak y Afganistán y se llevó esa foto para recordar ese momento tan especial en su vida. Con el tiempo, trató de encontrar de nuevo a la niňa y hasta lanzó una campaña en las redes sociales usando la etiqueta #FindKatrinaGirl (#EncontremosALaNiñadeKatrina).

Instagram/mahroney

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Después de 10 aňos de búsqueda, por fin se reunió nuevamente con ella en el otoño del 2015 en el programa The Real (FOX) en donde conmovió a la audiencia al confesarle a Brown: “Tú me rescataste, más de lo que yo te rescaté a ti”.

Desde entonces, la joven y su rescatista se mantienen en contacto semanalmente y han desarrollando una linda amistad. Incluso, el militar ha visitado a Brown y a su familia en Mississippi —y hasta le ha enseñado a ella cómo nadar. Gracias a su influencia, la joven se unió al programa del JROTC, auspiciado por las Fuerzas Aéreas para capacitar a jóvenes interesados en unirse a la reserva militar, en una escuela secundaria de Mississippi.

Cuando se enteró que habría una fiesta de gala del JROTC, la muchacha pensó que no podría llevar mejor compañero que el hombre que le salvó la vida. Sobre el impacto que ha tenido en la vida de la jovencita,  Maroney dice: “La vida al servicio del planeta es importante, ya sea sirviendo en el ejército o como maestro, enfermera o voluntario. El servicio hace que la vida sea mucho más apreciada.”



EDIT POST