En su autobiografía, el ingeniero de raíces peruanas y bolivianas Michael Sayman cuenta cómo ayudó a su familia a vencer una crisis económica siendo un adolescente, y se hizo millonario creando aplicaciones móviles. "No hay un genio detrás de todo esto", asegura sobre sus triunfos. "Había un chico promedio con mucha determinación".

Anuncio
App Kid
Credit: Courtesy of Penguin/ Random House

Michael Sayman comenzó a escribir su autobiografía App Kid: Como un hijo de inmigrantes consiguió un pedazo del Sueño Americano (Penguin/ Random House) hace tres años con la esperanza de inspirar a otros jóvenes con su historia.

El programador —de raíces peruanas y bolivianas—de 25 años, se convirtió en el ingeniero más joven contratado por Facebook a los 17 años y el manager de productos más joven de Google a los 21. Sayman, quien hoy trabaja para Roblock, asegura que los obstáculos en su camino fueron los que lo llevaron a triunfar.

"Cuando era niño tenía que dar la impresión de que yo era esta historia feliz y perfecta de éxito", admite Sayman, a quienes muchos veían como un genio por desarrollar aplicaciones móviles siendo un adolescente. Sentía la presión de seguir esta narrativa pero "la realidad es que mi niñez fue un desastre", revela. "Me cansé de las sonrisa que estaba forzando", admite. "No estaba ayudando a nadie al pretender que mi vida era perfecta".

El estrés que sintió cuando su familia enfrentó una bancarrota y crisis económica lo motivó a buscar una fuente de ingresos siendo un menor de edad creando aplicaciones para teléfonos celulares. En este libro, cuenta la historia real, con los errores y retos que lo han hecho madurar.

"Pasaba mucho tiempo solo, batalla para socializar con mis amigos en la escuela y batalla con mi propia sexualidad", cuenta Sayman, quien en el 2018 reveló a través de People en Español, que es homosexual. Parte del libro la dedica a contar cómo ha cambiado su vida tras decidir vivir su verdad y contarle al mundo "soy gay".

Michael Sayman
Credit: Courtesy of Brian Smith

En sus memorias, Sayman también explora su relación con su familia, con sus altas y bajas. "Tuve que revivir algunos de los momentos más difíciles", dice Sayman, quien admite que escribir fue catártico y lo ha ayudado a sanar emocionalmente.

"Hablo de cómo descubrí que me atraían los hombres", cuenta Sayman, quien hoy está soltero tras terminar un noviazgo durante la pandemia. "Mi prioridad ahora es seguir creciendo como persona", dice el autor, quien está enfocado en su salud mental y en tener una vida más activa físicamente. Antes estaba tan obsesionado con alcanzar sus metas que "me olvidaba de comer o de dormir", recuerda el joven, que años atrás venció la obesidad.

Algún día, Sayman dice que le gustaría formar su propia familia y convertirse en padre. "Tienes que sentir gratitud por todo lo que has aprendido, por lo bueno y lo malo", reflexiona. "Sin mis padres yo no sería quien soy hoy", añade el joven, quien pasará la época navideña con su familia en Miami.

Michael Sayman
Credit: Courtesy of Michael Sayman

"No hay un genio detrás de todo esto", asegura sobre sus triunfos como creador de aplicaciones. "Había un chico promedio con mucha determinación. Cualquier persona puede lograrlo". #HispanicHeritageMonth.