Para salvar su vida, la superviviente del tiroteo del Robb Elementary School aseguró haberse impregnado de la sangre de uno de sus compañeros y fingir su muerte.
Anuncio

Se llama Miah Cerrillo, tiene 11 años y a su corta edad se puede decir que es un superviviente. Ella estaba en la misma clase que los 19 niños a los que asesinaron en Uvalde, Texas, mientras se encontraban en la escuela Robb Elementary School.

La pequeña habló en exclusiva para CNN sobre el terror que vivió en primera persona. En apenas segundos vio a sus mejores amigos sin vida en el suelo, pero, ¿por qué ella no estaba entre ellos?

A través de un testimonio desgarrador, Miah relató a la cadena qué hizo para salvar su vida y lograr que Salvador Ramos no la disparara. Para empezar, describió qué fue lo que estaban haciendo ella y sus compañeros antes de que fueran atacados.

Estaban felices y entretenidos viendo la película Lilo and Stitch en clase cuando a las profesoras, Eva Mireles e Irma García, se les informó de la presencia de un tirador en el edificio. Una de ellas fue a cerrar la puerta con llave, pero ya era demasiado tarde, el atacante ya estaba allí.

Miah Cerrillo
Miah Cerrillo
| Credit: CNN/Foto familiar de Miah Cerrillo

Miah expresó a CNN que la escena ocurrió muy rápidamente. Salvador miró a una de las profesoras y le dijo "buenas noches", después la disparó. Apenas unos segundos más tarde abrió fuego contra la otra profesora y a partir de ahí contra el resto de los niños allí presentes.

Recordó cómo las balas le pasaron por el lado llegando a rozarle los hombros y la cabeza. Unas heridas de las que tuvo que ser tratada en el hospital una vez la rescataron de allí.

Pero, sin duda, la parte más desgarradora de su testimonio viene cuando contó lo que hizo para evitar ser disparada. En un momento en el que el atacante paró para poner música de fondo bastante "triste", ella y su compañera aprovecharon para tomar el teléfono de su profesora fallecida y llamar al 911.

Uvalde escuela Texas
Credit: (CHANDAN KHANNA/AFP via Getty Images)

Estaban aterradas de que el tiroteador regresara para rematar, así que se les ocurrió impregnarse de sangre de sus amiguitos fallecidos en el suelo y hacerse pasar por muertas.

Miah sobrevivió, pero según su madre informó a CNN, está traumatizada por lo sucedido y no puede dormir. Su familia ha abierto una cuenta de GoGundMe para recaudar fondos y así poder pagarle una terapia que le ayude a superar este duro episodio.

La estudiante ha sido bautizada por su familia como el 'bebé milagro', pues cuando nació, Miah tenía un grave tumor en el abdomen y no le daban mucho tiempo de vida. Sin embargo, una arriesgada operación logró que se lo quitaran y pudiera sobrevivir.

Esta es la segunda vez que Miah supera una situación de extrema peligrosidad. El día del tiroteo había ido al doctor con su mamá por un problema de oídos y no iba a regresar a la escuela, pero ella insistió en que quería volver con sus amigos. Una hora después sucedió todo.