Tras ser esposada por dos agentes de policía, la pequeña Kaia Rolle lloraba inconsolablemente pidiendo ayuda y una segunda oportunidad. Mira el impactante video.

Anuncio

Un video que circula en las redes sociales muestra el momento en que la pequeña Kaia Rolle, que cursa el primer grado en una escuela de Orlando, FL, rompe en llantos tras ser tomada por las manos y esposada por dos agentes de policía.

“¡Por favor ayúdenme, ayúdenme!”, se oye decir a la pequeña en la grabación de 1:54 minutos de duración, en la que se ve al agente Dennis Turner y otro compañero aún no identificado decirle a la estudiante que “no le va a doler”.

“No, no, no quiero esposas!, ¡no, no me pongas las esposas! ¡Por favor!”, gritaba la pequeña en medio del arresto en una de las oficinas de la academia Lucious & Emma Nixon.

Cuando los agentes la sacan de la escuela para subirla a un vehículo y ser trasladada a un centro de evaluación de menores, la niña continuaba llorando, diciendo que no quería subir al auto, rogando por una segunda oportunidad y que la dejen en la escuela.

De acuerdo con el diario Orlando Sentinel, la niña protagonizó un “berrinche” y había golpeado y pateado a tres de los empleados de la escuela. El periódico también señala que el agente Turner regresó a la escuela para recordar a uno de los empleados que iba a necesitar su declaración sobre lo ocurrido.

La abuela de Kaia, Meralyn Kirkland, condenó la conducta de los agentes preocupada por el trauma que significó para su nieta y comentó que probablemente una de las razones de su mal comportamiento es que sufre de apnea del sueño, informó el diario.

Kaia Rolle

El arresto ocurrió el 19 de septiembre del pasado año, pero el video grabado por la cámara portátil de uno de los agentes fue divulgado el lunes por la familia de la niña.

El jefe de policía de Orlando, Orlando Rolón, había suspendido a Turner hace unos 6 meses atrás por considerar que violó el procedimiento de arresto en el caso de Kaia y en el de otro menor de edad en un incidente distinto.

La fiscal estatal Aramis Ayala dijo en septiembre pasado que se desestimaron los cargos en el caso de ambos niños.