Dos pacientes infectados con coronavirus cuentan sus historias y cómo han sobrevivido esta enfermedad. "[Hay que] estar tranquilos", aseguró uno de ellos.
Anuncio

Lo que habían planeado como unas vacaciones de ensueño terminó siendo una pesadilla para Carl y Jeri Goldman. La pareja estadounidense radicada en California se embarcó en enero en el lujoso crucero Princess Diamond para celebrar el cumpleaños número 60 de Jeri —jamás imaginándose que tras pasear por Hong Kong y Vietnam pasarían 12 días en cuarentena en el barco debido a que uno de los pasajeros del crucero dio positivo al coronavirus.

“Nadie se daba cuenta que nuestro barco era una placa de Petri”, dijo Carl a PEOPLE, de los pasajeros que resultaron infectados con ese virus a bordo de la nave.

Después de cumplir con su cuarentena en el barco en Japón, los Goldman inicialmente obtuvieron luz verde para regresar a casa en Santa Clarita, California. Pero horas después de subirse al avión que los transportaría, Carl presentó una fiebre y fue diagnosticado con el virus. Desde entonces, ha estado en aislamiento en una unidad de biocontención en el Centro Médico de Nebraska, en Omaha, mientras enfermeras y doctores lo atienden y estudian su caso para ver cómo se está propagando el virus.

“Siento como que he estado viviendo en una película de ciencia ficción”, dijo Carl (en foto, abajo). “Ha sido una experiencia que me ha cambiado la vida. No creo que tomaré nada por hecho jamás”.

Carl Goldman

En Europa, otra persona infectada por el coronovirus también ha ofrecido su propio testimonio a distintos medios. El periodista español Kike Mateu fue infectado mientras cubría un partido de fútbol en Milán, Italia, y se encuentra aislado en el Hospital Clínico de Valencia, España, desde que presentó síntomas de un fuerte resfriado.

“Estoy aislado”, dijo el reportero al programa Al Rojo Vivo con María Celeste (Telemundo). “Cada visita médica que tengo parece que vienen a verme los astronautas y están pisando la luna”.

Mateu aseguró que se encuentra bien y pidió a los televidentes “estar tranquilos”, un consejo que desde presidentes hasta autoridades de la salud han repetido una y otra vez alrededor del mundo.

Carl Goldman y Mateu se han sumado a los más de 100,000 casos de personas infectadas con coronavirus a nivel mundial; de estos, unos 3,000 han perdido la vida.

Carl Goldman
Credit: Cortesía de Carl Goldman

Desde que la enfermedad empezó a surgir en China a finales de diciembre, el coronovirus se ha propagado en distintos puntos del mundo y ha forzado a que varias ciudades de Estados Unidos declaren un estado de emergencia sanitaria.

“Pedimos al público estadounidense que se prepare con la expectativa que esto pudiera ser malo”, dijo la doctora Nancy Messonnier, directora del Centro Para Immunización y Enfermedades Respiratorias del Centro para el Control de Enfermedades, durante una conferencia de prensa el 25 de febrero. “La interrupción de la vida cotidiana puede ser severa”.

Por el momento, aún no existe una vacuna o medicamento para combatir el coronavirus. Los médicos han acosejando a la población que se proteja tal y como lo deberían estar haciendo contra un catarro: lavándose bien las manos y evitando el contacto con personas que parecen estar enfermas.