Johan Hwang fue asesinado el 20 de febrero en un tiroteo mientras visitaba a unos amigos con sus padres adoptivos.

Por Carolina Trejos and Redacción People en Español
Marzo 28, 2017
Anuncio

Al pequeño Jonah Hwang le encantaban los superhéroes, especialmente Spiderman y Flash, tanto que trató de ser un superhéroe él mismo.

Para el pasado Día de San Valentín, el niño de 8 años creó a mano cartas personalizadas para cada estudiante en su clase en la primaria Cortez en Pomona, California. Cuando uno de sus primos más jóvenes estaba triste, le dio su adorado sable de luz. Y cuando consiguió un reloj nuevo, en vez de guardarlo, se lo dio a un amigo.

“Es el tipo de persona que era”, contó un amigo de la familia, el pastor Adam Donner, a People. “En el corto tiempo que estuvo aquí, realmente nos conmovió a todos de manera significativa. Era muy querido”.

Jonah, que fue adoptado de un orfanato en Taiwán hace menos de tres años, perdió la vida el 20 de febrero de un disparo cuando jugaba en la casa de unos amigos, a la que la familia acudía cada semana para cenar.

Nadie más resultó herido, pero otros cinco niños estaban presentes en el hogar. Jonah fue transportado al Centro Médico del Valle de Pomona donde murió.

El asesinato de Jonah permaneció sin resolver hasta el domingo, cuando la policía arrestó Sengchan Houl, a un camionero de 35 años, quien está detenido con una fianza de $2 millones. Este martes se le imputaron cargos por la muerte del pequeño, disparar desde un vehículo motorizado y cuatro cargos de tirotear una vivienda habitada.

Lo que sigue siendo un misterio es por qué efectuó los disparos.

Según la policía, Houl habría disparado cuatro veces desde enero contra la casa en la que se encontraba de visita Jonah.

“Estamos seguros de que la misma arma fue usada en los cuatro tiroteos, y cuando arrestamos a Houl estaba en posesión de ese arma”, dijo a People el capitán del departamento de Policía de Pomona, Mike Ellis. “[Pero] no tenemos una relación o el motivo”.

Refiriéndose a los padres de Jonah y a sus amigos, Ellis señaló que “son muy buenas familias que van a la misma iglesia”, y no hay vínculos con pandillas o actividad criminal. “Todavía es una incógnita [el motivo], pero es una de las que tenemos que responder, así que seguimos trabajando en eso”, agregó.

De acuerdo a las autoridades, Houl carece de un historial de violencia.”Tenía una condena muy pequeña”, apuntó Ellis.

“Creo que fue condenado por ebriedad en un lugar público hace muchos años. No había nada violento y ninguna historia criminal que mostrara tendencias como esta “.

Los cuatro tiroteos sucedieron el 30 de enero, el 20 de febrero, el 7 de marzo y el 24 de marzo, informó la policía. Se dispararon múltiples veces cada vez, pero el tiroteo del 20 de febrero fue la única vez que había gente en la casa, entre ellos el pequeño Jonah.