El movimiento "Un día sin inmigrantes" dejó como secuela el despido de decenas de trabajadores alrededor de Estados Unidos.

Por Celeste Rodas de Juárez
Febrero 21, 2017
Anuncio

Docenas de participantes en la protesta “Un día sin inmigrantes” en Estados Unidos pasaron de la euforia al desempleo luego que algunos de sus jefes los despidieron.

Miles de trabajadores no fueron a trabajar el jueves para apoyar este movimiento cuyo fin es demostrar la contribución de trabajadores de otros países a la economía estadounidense, así como rechazar la nueva política migratoria del Presidente Donald Trump.

Sin embargo, no todo el mundo aceptó la ausencia de los trabajadores que se manifestaron de buena manera. Según reportó NBC News, en estados como Florida, Tennessee, Oklahoma y Nueva York algunos jefes decidieron despedir a sus empleados que faltaron a sus trabajos para unirse a las protestas del día.

Protesta de 'Un dia sin inmigrantes"

Robert Peal, abogado de Bradley Coatings, una empresa de pintura comercial de Tennessee que despidió a casi 20 empleados, informó a través de un comunicado que la compañía les advirtió previamente que se arriesgaban a que los despidieran si no se presentaban a trabajar. De esos 20, 18 no acudieron y fueron despedidos.

Day Without Immigrants

Por su parte, Jim Serowski, fundador de la empresa JVS Masonry en Commerce City, Colorado, despidió a su capataz y a 30 albañiles porque, según declaró a CNN, él les advirtió antes que quedarían cesantes si no se presentaban a su trabajo. “Si vas a defender lo que crees, tienes que estar dispuesto a pagar el precio”, dijo el empresario.

En South Carolina, Encore Boat Builders despidió a 21 trabajadores porque, de acuerdo a su dueño, Steve Deese, ellos habrían violado la regulación de la compañía de no avisar que faltarían al trabajo.

Un restaurante de Oklahoma llamado I Don't Care Bar and Grill despidió a 12 de sus cocineros. Según su propietario, Bill McNally, ninguno de ellos habría avisado que no se presentaría a trabajar. “Estoy de su lado, pero tenemos reglas”, dijo a CNN. “Si vas a llegar tarde, llama. Si no vas a venir a trabajar, llámanos. Esa es la manera americana (de hacerlo)”.

La decisión del restaurante hizo que muchos se volcaran a su página de Facebook —en donde ellos pusieron un anuncio buscando nuevos empleados— para repudiar su decisión, mientras que otros cientos la aplaudieron.

La cadena noticiosa BBC informó que, aunque no se tiene la cifra exacta de los manifestantes despedidos, se cree que podría ser más de cien.