Kathleen Curnow, vecina de la iglesia donde ocurrió la masacre en que murieron 26 personas, narró el momento en que emergió con vida una niña de 8 años.

Anuncio

Una pareja que fue testigo del tiroteo del domingo en Sutherland Springs, Texas, contaron las desgarradoras escenas que se encontraron al llegar al lugar de la masacre en la que 26 personas perdieron la vida.

Kathleen Curnow, una mujer de 43 años que vive frente a la iglesia donde sucedieron los hechos, contó a People que cuando comenzaron los disparos llamó al 911.

“Me la pasé esperando a que la gente comenzara a salir [del edificio], pero nadie salía”, explicó. “Mi esposo fue a las puertas de la iglesia. Es un hombre fuerte, pero me dijo: ‘No estaba preparado para ver lo que vi'”.

En particular recordó el momento en que las autoridades rescataron del interior del inmueble a una niñita de 8 años, que aún estaba con vida.

“Estaba cubierta en sangre y carne humanas [y] con una herida en la frente”, explicó Curnow, quien aseguró que con su marido cuidaron de la pequeña mientras seguían las labores de rescate.

“Perdió a todos [sus seres queridos] menos a su padrastro”, continuó la mujer. “Él salió y estaba anonadado y confundido. La miró y hubo un suspiro de alivio. Su tía estaba llegando tarde a la iglesia [así que] pudimos reunirlas”.

Las autoridades reportaron que el tiroteo comenzó poco antes de las 11:30 a.m. durante las horas de servicio religioso. Según testigos, un hombre vestido de negro comenzó a disparar con un rifle de asalto a las afueras del templo. Posteriormente, el individuo se adentró en la iglesia para continuar disparando.

El supuesto responsable fue identificado como Devin Kelley, un exmiembro de la Fuerza Aérea de 26 años, quien huyó del lugar y posteriormente falleció de un disparo.

“Nuestras oraciones están con todos los que han sido afectados por este acto diabólico. Nuestro agradecimiento a las fuerzas de seguridad y el orden por su respuesta”, dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott dijo tras la tragedia.