Un niño de 8 años se ahorcó dos días después de que unos compañeros lo agredieran en la escuela

Por Joaquim Utset
Mayo 11, 2017
Anuncio

Un niño de 8 años se quitó la vida dos días después de recibir una paliza de parte de sus compañeros en una escuela pública de Cincinnati, OH, según revelas las imágenes registrada en un video.

Según reveló el miércoles el diario Cincinnati Enquire, las imágenes obtenidas de las cámaras de seguridad del centro educativo muestran cómo varios estudiantes golpean al pequeño Gabe Tye a la entrada de uno de los baños de la escuela primaria Carson el pasado 24 de enero.

“El comportamiento que he visto me parece bullying y podría llegar incluso al grado de un asalto criminal”, dijo un detective no identificado en los documentos del caso obtenidos por el rotativo.

Dos días después de recibir la agresión de los compañeros de escuela, que lo dejó inconsciente, Taye se colgó de la litera de su habitación.

El día que recibió la golpiza, nadie le dijo a sus padres -siempre según el diario- que su hijo habían sido objeto de una agresión, sino que se había desmayado. Su madre lo recogió de la oficina de la enfermera de la escuela y se quedó en casa al día siguiente porque se quejaba de dolor en el estómago, algo que sus progenitores atribuyeron a un virus.

Al día siguiente el niño regresó a la escuela sin ninguna novedad. Al volver a casa se encerró en su habitación y a eso de los 5:30 pm, hora local, se ahorcó con la corbata de su uniforme.

“Siento que no se hizo lo suficiente, y creo que se han escondido cosas debajo de la alfombra”, se lamentó la madre del pequeño, Cornelia Reynolds, al canal local WLTV.

Según el informe policial, el video muestra a un niño agrediendo a otros cuando llega Gabe, que trata de darle la mano al agresor, pero este lo agarra y lo lanza con violencia contra la pared. Del golpe queda inconsciente por siete minutos y medio. En ese tiempo, otros alumnos que pasan por el lugar se mofan, patean o pasan por encima del pequeño tirado en el suelo.

“Si la escuela le hubiese dicho lo que pasó en el baño, que quedó inconsciente por tanto tiempo, lo hubiera llevado al hospital, se lo hubiera dicho a los médicos, lo hubiera denunciado a la policía”, dijo al Enquire la abogada de la familia Jennifer Branch. “Eso es lo que es tan frustrante de este caso”.